¿Qué es realmente la psicoterapia y en qué puede ayudarte?

La psicoterapia es el tratamiento genérico y científico que en psicología se utiliza para producir modificaciones psíquicas en las personas afectadas por trastornos mentales y las manifestaciones físicas derivadas de estos.

También sirve para resolver conflictos conductuales en las interrelaciones humanas, modificando los pensamientos y actitudes negativas que los provocan.

El tratamiento psicoterapéutico profesional siempre debe estar dirigido por psicólogospsicoterapeutas y psiquiatras, porque sólo ellos disponen de la formación específica para diagnosticar y tratar los trastornos psicológicos y los conflictos que de ellos se derivan.

Hablamos de psicoterapia como tratamiento genérico, porque partiendo de los distintos principios teóricos de las diferentes escuelas de investigación psicológica, se generan muy diferentes enfoques terapéuticos dentro de un dominio científico y profesional muy especializado.

Principales enfoques de las escuelas de psicoterapia

Escuelas tradicionales

Entre los distintos enfoques que desarrollan las diferentes escuelas de psicología terapéutica, existen una serie de líneas más tradicionales como son:

  • Escuela conductual y cognitiva, basada en una modificación de esquemas del pensamiento y la forma en la que afectan a la persona, y de la que surgen la Terapia conductual, Terapia cognitivo conductual, Terapia dialéctica conductual y Terapia de aceptación y compromiso.
  • Escuela psicodinámica, en la que destacan enfoques como el psicoanálisis, psicoanálisis lacaniano, la terapia psicodinámica o psicoanalíticamente orientada.

✏ El psicoanálisis nace de la obra de Sigmund Freud. Se basa en la creencia de que todas las personas poseen pensamientos, sentimientos, deseos y recuerdos inconscientes. A través de este tipo de terapia, el terapeuta es capaz de liberar las emociones del paciente para profundizar en su estado de ánimo actual.

  • Escuela de psicología humanista, de la que destacan enfoques psicoterapéuticos como la psicoterapia orientada en la persona, o psicoterapia humanista que trata de ajustar la interacción entre la persona y su entorno a través de la experiencia.

✏ Un ejemplo de este tipo de psicología transpersonal, es la terapia Gestalt que busca el equilibrio entre el cuerpo, la mente y el alma del individuo. Así, se alcanza la unión entre todos los elementos que componen a la persona, alcanzando el autoconocimiento, la responsabilidad consigo mismo y la conciencia, entre otros.

Nuevas escuelas

Entre las líneas más actuales de las nuevas terapias psicológicas están:

  • Escuela constructivista en la que se considera que el ser humano es constructor activo de sus experiencias, y que fundamentan sus trabajos en averiguar qué tipo de estructura significativa genera la personalidad de cada individuo para dar sentido a sus experiencias vitales.
  • Escuela sistémica de la que surgen otros tipos de terapias psicológicas como la Terapia narrativa, Terapia de soluciones, Escuela estratégica, Escuela intergeneracional, Escuela de Milán y Escuela estructural.

Desde los distintos paradigmas planteados por las escuelas, los objetivos de psicoterapia siempre están centrados en dirigir a las personas afectadas por trastornos psíquicos y psicosomáticos, a través de unas modificaciones del pensamiento y la conducta para lograr una adaptación más positiva en su entorno, mejorando su calidad de vida.

Psicoterapia

Las acciones en las que se basa la psicoterapia psicológica, están centradas en la comunicación a través del dialogo, y en sus cimientos existen una serie de pilares comunes como la estructuración de las conductas normales o sanas, las conductas patológicas y unos determinados métodos que ayuden a producir cambios positivos.

En la actualidad se están produciendo cambios en el sentido de evitar límites entre los distintos enfoques psicoterapéuticos con el objetivo de utilizar las técnicas más eficaces para cada diagnóstico sin atender al origen teórico.

En nuestro gabinete psicológico, por ejemplo, hemos desarrollado nuestras acciones en función de la terapia familiar sistémica. Así podemos enfrentar el problema de nuestro cliente dentro de un entorno real y conocido.

✏ La terapia sistémica analiza al individuo en función a sus valores, ideas o actitudes dentro del grupo.  Localiza cuál es el desencadenante del problema y busca una solución; además, sienta las bases para que esto no vuelva a ocurrir.

Cuándo se debe recurrir a la psicoterapia

El momento más adecuado para acudir a la consulta de psicoterapia será el momento en que se empieza a sentir una constante infelicidad que produce incomodidad para afrontar el día a día, enfrentando el yo, la relación con los demás y la percepción sobre la propia existencia.

No debemos esperar a que se agudicen los síntomas con conductas inapropiadas que generan conflicto frente al entorno inmediato, o derivan en trastornos del sueño, apetito, y otras manifestaciones psicosomáticas.

En muchos casos los trastornos psíquicos y psicosomáticos no derivan de acontecimientos fácilmente identificables por su proximidad temporal, sino que pueden ser huella de otros sucedidos mucho tiempo atrás.

No solo se debe acudir a psicoterapia solo en situaciones críticas inconfundibles como el duelo por la pérdida de un ser querido, el divorcio, o el despido laboral.

En todo momento en que se producen cambios significativamente importantes en nuestro comportamiento, y en cualquier situación que produzca sufrimiento psíquico y sentimientos negativos.

Psicoterapia

Situaciones en las que la psicología es positiva

A continuación enumeramos algunas de las situaciones más clásicas que obligan a recurrir a terapia psicológica:

  • Cambios negativos en los hábitos alimentarios que pueden desencadenar en anorexia o bulimia.
  • Conflictos familiares producidos por una conducta ingobernable de niños y adolescentes problemáticos.
  • Malos tratos.
  • Miedos irracionales y recurrentes que limitan la actividad cotidiana y el avance vital.
  • Estados de ansiedad que provocan trastornos del sueño, falta de apetito, crisis de angustia.
  • Apatía generalizada y pérdida de atención.
  • Dificultad para relacionarse con el entorno en el colegio, trabajo o amistades.
  • Dependencia creciente de una actividad o sustancia que domina de forma inevitable y progresivamente la voluntad: juegos de azar, ordenador, móvil, tabaco, alcohol, sustancias estupefacientes, compras compulsivas.

¿En qué puede ayudarte la psicoterapia?

Todavía hoy existen prejuicios que hacen que algunas personas se resistan a la hora de acudir a la consulta de un psicólogo para obtener los beneficios de la psicoterapia.

Tienen miedo a reconocer una serie de fallos personales que consideran les alejarán del éxito social, serán etiquetados por los demás y son escépticos frente a las soluciones que creen no van a encontrar.

Sin embargo se puede afirmar con toda seguridad que recurrir a la ayuda especializada que se necesite en cada circunstancia en la que uno se siente impotente para afrontar en solitario determinados conflictos vitales, es un acto de valentía e inteligencia práctica.

Las falsas creencias sobre la psicoterapia y la ignorancia en ése sentido, suponen un freno para recibir una ayuda profesional que puede solucionar muchos problemas en un estadio más fácilmente controlable.

Resuelven problemas de conducta

Los profesionales de la salud mental y más concretamente los psicoterapeutas ayudan a superar problemas de conducta desviada, emociones descontroladas y pensamientos negativos, para eliminar las tensiones innecesarias que generan importantes estados de ansiedad y sufrimiento, y determinadas barreras mentales limitantes.

Hablando con el psicoterapeuta, durante la terapia se produce una catarsis o liberación mediante descarga de la tensión emocional, que produce un importante alivio.

Aportan herramientas para hacer frente a tus propios problemas

Los tratamientos de psicoterapia ayudan a enfrentar los conflictos desde una nueva perspectiva más positiva y mejor adaptada, posibilitando otra forma de percepción de las situaciones que generan una gran tensión mental de tal manera que se relativicen, y puedan ser encajadas con un menor sufrimiento.

Terapia psicológica ayuda a los individuos a conocerse mejor y a modificar creencias limitantes, a través de la identificación, análisis y modificación, además de mejorar la forma de relacionarse con otros más eficazmente, consiguiendo con ello una mayor paz interior.

Los conocimientos profesionales y la formación de los psicoterapeutas hacen que la consulta de psicoterapia no genere una relación de dependencia para el paciente, sino que te enseñará a trabajar tu mente con suficiente autonomía a través de nuevas herramientas.

Los psicoterapeutas no solucionan los problemas personales, sino que ayudan al autoconocimiento para aprender a encajarlos y solucionarlos por uno mismo, eliminando las barreras que limitan el crecimiento personal, y mejorando la calidad de vida a través de la modificación de las estructuras cerebrales y la percepción que cada cual tiene de su entorno.

Te ayudan a liberarte desde la intimidad y sin juzgarte

El psicoterapeuta está obligado a seguir un código ético que garantiza la confidencialidad de toda la información de sus pacientes, por lo que a éste profesional se le pueden expresar los pensamientos personales más íntimos sin miedo a sufrir reproches o manipulaciones, consiguiendo una liberación imprescindible para aliviar las grandes tensiones mentales, que no puedes confiar a ninguna otra persona.

Por todas estas razones, si tienes problemas para integrarte en tu entorno laboral, crisis de parejaconflictos familiaresansiedad generalizadamiedos o fobias, o alguno de los tipos de dependencia insana, debes, primero, reconocer la situación y acudir cuánto antes a la consulta profesional para evitar llegar a un estado de mayor deterioro psíquico y físico, que te generará más trastornos y perjuicios además de requerir soluciones más complejas y dilatadas en el tiempo.

Piscología

En Psicotep formamos un grupo de psicólogos y psicoterapeutas especializados en el tratamiento de distintos trastornos como ansiedad y depresión, y trabajamos con distintos tipos de psicoterapia de familiaterapia de pareja, y ayuda psicológica para niños y adolescentes.

Atrévete a solicitar una primera consulta que puede mejorar tu calidad de vida, sin ningún compromiso.

8 síntomas a tener en cuenta y saber cuándo ir al psicólogo

A lo largo de la vida todas las personas nos encontramos con momentos de tensión, o situaciones traumáticas, que pueden producir estrés y ansiedadTener que encajar dolorosas e inevitables pérdidas de seres queridos, pueden hacer necesario recurrir a la ayuda psicológica por un profesional.

Pero, en muchos casos, no se tiene muy claro cuando ir al psicólogo, por la misma confusión que genera en la mente estas situaciones, por vergüenza, o por qué se duda de que realmente se vaya a conseguir una mejora con ello.

En Psicotep te vamos a contar como reconocer una serie de señales que te alertarán sobre cuando ir a un psicólogo, tanto si las reconoces en ti mismo, como si las percibes en tus hijos, padres o pareja.

La terapia cognitivo conductual acabará con los estados de desinterés prolongado

Los estados de abulia y desinterés prolongados, junto a pensamientos pesimistas y de impotencia para superar cada momento vital, unidos a continuos brotes de ansiedad, son síntomas típicos de un cuadro depresivo.

Por eso, si sientes que no puedes salir de la depresión y sus síntomas te atrapan, debes reunir las fuerzas suficientes para solicitar ayuda psicológica inmediata, recurriendo a dos vías posibles:

💡 Acudir a tu médico de familia, contarle lo que te está pasando y que te derive al especialista que corresponda a tu centro de salud mental.

Hemos de tener en cuenta que, en este caso, nos tratará un psiquiatra y nos dará medicación para resolver nuestro problema; en cambio, el psicólogo no te prescribirá ningún fármaco. Cuando ir a psiquiatría no nos convence, podemos valorar la atención de un psicólogo.

Cuándo ir al psicólogo

💡 Recurriremos a la psicología clínica, donde un  psicoterapeuta independiente nos permitirá confiarle nuestros miedos, angustias y problemas íntimos, para ayudarnos a salir del cuadro de ansiedad y depresión en el que te encuentras.

Te ayudaremos a superar situaciones traumáticas

Las situaciones traumáticas como un accidente de tráfico, la muerte de alguien que quieres, una ruptura de pareja o una violación, marcan un antes y un después en la vida de cualquier persona.

 Dependiendo de la fuerza personal a la hora de afrontar situaciones muy difíciles, puede ser necesario recurrir a algún tratamiento psicológico para trabajar el duelo o encajar el trauma. Buscando psicología positiva que evite que el dolor y la negatividad se instalen en tu mente de forma permanente, impidiéndote avanzar en la vida.

Por eso si no reconoces la necesidad de ayuda inmediata, y una vez transcurridos los meses posteriores al hecho traumático, tu estado de ánimo no mejora, debes buscar cuando ir y confiar tu situación a un psicólogo que te ayude a avanzar con más confianza y seguridad en tu día a día.

En terapia también tratamos relaciones bloqueadas y complicadas

Cuando atravesamos una crisis de pareja, con momentos complicados que no sabes cómo solucionar; o acudir al trabajo cada día se ha convertido en una situación angustiosa por el tipo de interacción que se ha generado de cara a tus compañeros, clientes o jefes.

Cuando no sabes cómo lidiar con tus hijos, la ayuda de un terapeuta te dará fuerzas y te servirá para adoptar las medidas necesarias a la hora de solucionar de la mejor manera estas difíciles circunstancias que te mantienen bloqueado y sin defensa.

Cuando ir al psicólogo

En los casos en los que se produce tensión familiar y/o en pareja, la terapia familiar, o de pareja, consigue muy buenos resultados. La terapia (o psicología) sistémica trabajará con vuestras relaciones como un sistema, buscando el engranaje que falla para poder mejorar la situación.

Y si cuando vayáis a ir al psicólogo no se consigue la participación total, siempre podréis reflexionar y cambiar para gestionar mejor tus emociones y que estas no te desborden al límite.

Cuando el sentimiento de miedo es oprimente ir al psicólogo nos ayudará

Además de cómo combatir la depresión o trabajar la psicología de pareja y familia, también tratamos con trastornos psicológicos asociados al miedo: la fobia.

Cuando se siente angustia ante determinadas situaciones como encontrarse entre una multitud de personas, coger aviones o un pánico incontrolable ante la presencia de determinados insectos, u otros animales, la terapia Gestalt puede ser útil para acabar con las fobias.

Aunque las fobias se banalicen y se reste importancia, cuando sintamos que estamos ante esta situación es mejor ir al psicólogo para que nos ayude a superar estas fobias, que pueden llegar a limitar nuestra vida.

Con cambios de humor frecuentes un gabinete psicológico podría ayudarte

Si tienes cambios de humor repentinos y muy drásticos. Si tu estado de ánimo presenta altibajos extremos con cierta frecuencia, sin que existan factores desencadenantes objetivos. Es muy probable que puedas estar sufriendo conflictos de personalidad.

O quizá se trate una alteración del estado de ánimo, en la que a momentos de gran euforia, impulsividad y estado de felicidad, se suceden irremediablemente, y a continuación, otros de profunda ansiedad, tristeza y pesimismo.

Son dos tipos de alteraciones psíquicas diferentes a la hora de establecer su diagnóstico. El test psicológico permitirá que los psicólogos diseñen una terapia individual con la que mejorar tu situación.

Si dudas de cuándo ir al psicólogo, sólo podremos aconsejarte que lo hagas cuando sientas que estás preparado para recibir la ayuda de nuestros profesionales y que el trabajo con el psicólogo no será en balde.

Cuándo ir al psicólogo

Cuando las adicciones solo crecen, debemos ir al psicólogo

Los problemas, la ansiedad y el miedo no se resuelven refugiándose en el consumo de sustancias estupefacientes,  alcohol o abuso de medicamentos no pautados específicamente por el médico.

El abuso de los juegos de azahar, las compras compulsivas o la participación en determinados grupos sectarios, pueden reflejar que tienes un problema de dependencia que quizá no eres capaz de reconocer.

La dependencia a cualquier tipo de sustancia o actividad, para tratar de enmascarar nuestros problemas, solo consigue que estos aumenten en todos los casos minando la salud, la economía y provocando el aislamiento social de quienes sufren este tipo de dependencias.

👥 Dite a ti mismo: “necesito ayuda psicológica” y deja de esconder tus problemas mirando hacia otro lado. Plántales cara valientemente y, si es preciso, con ayuda de especialistas que te aporten pautas para encajarlos sin derrumbarte.

Cuando identificas los efectos nocivos que te está generando tu adición, tienes que ir inmediatamente a buscar la ayuda de un psicólogo, porque el poder de las adiciones anula la voluntad y la consciencia sobre el problema limitando rápidamente tu deseo de superarlo.

Si sentimos fijación con ciertas situaciones y dificultad para distinguir lo imaginario

Si tienes fijaciones muy extremas y persistentes, dificultad para distinguir lo imaginario de lo real y, en ocasiones, te comportas de forma que ni tú mismo consigues entender, puedes estar padeciendo síntomas de esquizofrenia.

Cuando sientas estos síntomas, prepárate para ir al psicólogo porque sin tratamiento pueden tener una evolución degenerativa que puede ser invalidante para llevar una vida normal.

Así que si te sientes identificado con estos síntomas, debes de acudir inmediatamente a consulta médica para establecer un diagnóstico y tratamiento adecuado, que incluirá una medicación específica y terapia psicológica.

cuando ir al psicólogo

Comportamientos complejos en alimentación

Otra causa de consulta psicológica inmediata, está relacionada con los trastornos de la alimentación. Durante la adolescencia la psicología se hace especialmente importante, pues afectará de una forma muy peligrosa a la salud física y mental.

La bulimia y anorexia son trastornos que requieren de un diagnóstico y unas terapias psicológicas inmediatas, para ayudarte a aceptar la propia imagen, trabajar la autoestima, y gestionar otros conflictos desencadenantes.

Así que cuando sientas que, tras hacer régimen te obsesionas con la idea de estar cada vez más delgado o delgada – a cualquier coste como vómitos, laxantes o de no alimentarte -, debes ir al psicólogo para que te ayude a salir de esa espiral tan peligrosa.

En muchas ocasiones, una actuación tardía deriva en graves situaciones invalidantes o, incluso, en el deceso del individuo.

En conclusión, ¿cómo sé cuándo ir al psicólogo?

Existen muchas situaciones conflictivas y limitantes en la vida que pueden tener una solución más práctica, positiva y, sobre todo, menos dolorosa si se cuenta con ayuda psicológica.

Si sigues preguntándote cuándo ir al psicólogo, ya sabes que si te estás enfrentando últimamente a una de éstas situaciones, no debes dejarlo pasar por más tiempo:

  • La falta de control frente a los acontecimientos diarios, que no sabes cómo manejar.
  • Tienes crisis de ansiedad con bastante frecuencia.
  • No eres capaz de dominar tus emociones y las llevas al límite
  • Estás atravesando circunstancias extraordinarias difíciles de superar sin ayuda.
  • Te invaden continuamente pensamientos pesimistas, ciertas obsesiones limitantes, manías enfermizas o miedos irracionales.
  • No puedes controlar tu agresividad.
  • Te estás cuestionando qué sentido tiene tu vida, y has perdido el interés por todo.
  • Dependes de sustancias o actividades nocivas para tu salud física y psíquica.
  • Estás cada día más aislado por tu propia voluntad.
  • Sufres trastornos del sueño, que te impiden llevar una vida normal.
  • La preocupación por tu imagen está llevándote a prescindir de una adecuada alimentación.

Tú mismo tienes la respuesta sobre cuándo ir a un psicólogo, porque este profesional evaluará tu estado de salud mental y te ayudará con terapias alternativas según se adecúen a cada caso.

💬 Contacta con nosotros para reservar una primera consulta con nuestro psicólogo gratis.

¿Qué es la Terapia EMDR y en qué consiste?

La Terapia EMDR es un tipo de tratamiento, basado en la estimulación bilateral, a través de movimiento ocular dirigido, estimulación auditiva, y presión de diferentes partes del cuerpo.

Su objetivo es conseguir un mejor reprocesamiento de los pensamientos, a través de la conexión entre los dos hemisferios cerebrales.

La Terapia EMDR es una técnica psicoterapéutica relativamente reciente, pero que ya cuenta con eficaces resultados contrastados y avalados, desde que se comenzara a aplicar con soldados de la guerra de Vietnam, y en otro tipo de pacientes traumatizados por vivencias de terrorismo, violación o situaciones catastróficas.

Este tipo de tratamiento toma su nombre de las siglas “Eye Movement Desensibilization and Reprocessing”, o reprocesamiento por los movimientos oculares, como una nueva forma de abordaje psicoterapéutico, basado en la combinación de otros tipos de intervenciones propias de enfoques como la hipnosis del psicoanálisis, o la reestructuración de los pensamientos desadaptados a través de la Terapia Cognitivo Conductual, a los que añade elementos nuevos.

Qué tipo de trastornos se pueden tratar con Terapia EMDR

Aunque en principio la Terapia EMDR surgió como una alternativa en el tratamiento de Trastornos de estrés post traumático, también ha demostrado su efectividad en otro tipo de problemas psíquicos como depresión, estrés, ansiedad, fobias, Trastorno Límite de la personalidad, Trastorno bipolar, Trastorno obsesivo compulsivo, y adiciones, entre otros.

Este tipo de psicoterapia también se puede utilizar para mejorar problemas de autoestima, aumentar las habilidades sociales o incluso el rendimiento potencial a nivel personal.

Dentro de los Trastornos de Estrés Post Traumático, la Terapia EMDR puede ayudar a los pacientes a superar recuerdos traumatizantes, que bloquean al individuo frente a determinadas situaciones estimulantes que recuerdan el hecho traumático, o frente a las reacciones y síntomas que alteran la conducta de la persona, pero que se han quedado ancladas en el inconsciente.

terapia EMDR

En qué consiste una sesión con Terapia EMDR

La Terapia EMDR parte del concepto de que toda dolencia tiene un componente fisiológico, y en este caso que los trastornos psicológicos se producen por un disfuncional almacenamiento de los pensamientos en el cerebro, que aparecen de forma recurrente ante determinadas estimulaciones, por lo que cuando esto sucede se producen respuestas psíquicas como el pánico, y síntomas físicos como sudoración, temblores, o bloqueo muscular, entre otros.

Los movimientos oculares guiados por el psicoterapeuta producen en el paciente una reducción de la angustia al evocar determinados pensamientos insoportables.

De esta manera se pueden explicar y hablar de ellos sin que generen tanto dolor, y de esta forma poder centrar el trabajo concreto, para reestructurar las ideas que producen el miedo, y los síntomas de malestar.

También se consigue disminuir la carga emocional con estimulación auditiva o táctil a través del contacto de determinados puntos corporales, en los que el psicoterapeuta produce determinados sonidos alternos en ambos oídos, o mediante contacto de las manos del terapeuta sobre los hombros o manos del paciente, mientras este refiere los aspectos que más le angustian.

De forma similar a lo que sucede en la fase REM del sueño en la que se adaptan de forma más eficaz las experiencias estresantes, a través de la estimulación bilateral utilizada en Terapia EMDR, se utilizan mecanismos biológicos del propio cerebro para mejorar la salud mental, estableciendo conexiones entre experiencias vividas, que ayudan a dar una más eficaz resolución a los problemas.

Una vez que se ha identificado el foco específico que genera el conflicto, los psicoterapeutas  seleccionarán el tratamiento más adecuado para conseguir que los pacientes reprocesen esa información nociva de una forma más adaptativa, cambiando una serie de esquemas mentales a la hora de adaptarlos al momento presente, consiguiendo una reducción, o desaparición de los síntomas, y trastornos.

En la Terapia EMDR se trabaja sobre tres objetivos:


➞ Identificación de experiencias vividas durante la infancia y la adolescencia
➞ Identificación de experiencias angustiosas en la actualidad
➞ Objetivos a conseguir en el futuro

terapia EMDR

La Terapia EMDR puede conseguir resultados eficaces a más corto plazo que otros enfoques terapéuticos, a través de tratamientos muy breves con incluso solo tres sesiones para problemas menos complejos, abarcando hasta un año, o más de tratamiento en problemas de gran complejidad.

Dentro de este proceso terapéutico se dan varias etapas, siendo la primera la que recoge información sobre recuerdos, y experiencias asociadas a los síntomas y reacciones que sufre el paciente.

En una segunda fase se identifican los estímulos que desencadenan los síntomas de angustia.

En la fase final se prepara al paciente facilitándole herramientas, que aumenten su capacidad para encajar, y resolver nuevas sensaciones, y experiencias futuras, sin que afecten al bienestar, seguridad, y salud mental y física de la persona.

Pasos de una sesión de Terapia EMDR

Cada sesión de tratamiento suele mantener una estructura con diferentes pasos que pueden variar dentro la dinámica puntual.

  1. El primer paso dentro de la Terapia EMDR, está marcado por la recogida de información sobre síntomas, sensaciones asociadas y recuerdos que pueden no ser claros o reconocibles.
  2. En un segundo paso, el psicólogo explica detalladamente el método que se va a emplear, para conseguir una cooperación lo más completa posible.
  3. A continuación, se fija el tipo de pensamiento o recuerdo que se reprocesará, asociado a una imagen representativa que se trabajará mediante verbalización de sensaciones negativas que genera, para terminar con una visualización positiva.
  4. Seguidamente se trabaja con la estimulación bilateral para conseguir la desensibilización.
  5. El paso siguiente consiste en la instalación de una nueva forma de procesar mentalmente más positiva, y posterior liberación de la tensión, paso en el que el paciente tiene que ser capaz de evocar el pensamiento traumático, visualizando simultáneamente el nuevo concepto positivo adquirido.

Antes de terminar cada sesión el psicoterapeuta se asegura de que su paciente vuelva a recuperar un estado de calma incluso aunque no se halla podido completar todos los pasos de la sesión de forma eficaz, entrenándolo en el manejo de herramientas que le permitan hacerse con el control de su ánimo.

En la siguiente sesión de psicoterapia, se comienza por volver a valorar el trabajo realizado en la anterior, y qué tipo de síntomas y sensaciones se han presentado durante el tiempo trascurrido entre una y otra.

Reconocimiento de la eficacia de este tipo de tratamiento terapéutico

En 2013, la OMS recomendó la Terapia Cognitivo Conductual,EMDR, como mejores tratamientos para superar el síndrome de estrés post traumático en todo tipo de pacientes diagnosticados con ese tipo de afección psíquica.

Dentro de las más prestigiosas instituciones internacionales como la Asociación Americana de Psiquiatría, también se ha destacado el reconocimiento de este tipo de psicoterapia como la más adecuada para tratar los síntomas y consecuencias del estrés post traumático.

Y ahora que ya sabes qué es la Terapia EMDR, y en qué consiste, te contamos que este tipo de Terapia no se encuentra en todos los gabinetes psicológicos, pues otros profesionales prefieren utilizar terapias con otros enfoques.

Así que, si tú o los tuyos necesitáis ayuda para pasar página, y mejorar vuestra salud mental, en Psicotep contamos con un gran equipo de psicólogos especializados en distintas áreas para resolver todo tipo de trastornos psicológicos.

Contacta con nosotros y ven a probar una primera consulta sin compromiso.

Psicología para adolescentes: tratamiento y soluciones

La psicología para adolescentes se recomienda cuando observamos cambios importantes en la actitud de los menores, más allá de las alteraciones habituales de esta etapa.

La adolescencia y la pubertad coinciden entre los 10 y los 16 años, cuando se producen los cambios fisiológicos que desembocan en la maduración de los órganos reproductores.

Tras el desarrollo masculino y femenino, que es más precoz, la etapa adolescente se prolonga hasta los 18 o 20 años. El final de esta etapa depende de cada persona y se reconoce cuando el individuo es aceptado socialmente por el mundo adulto de su entorno.

Esta etapa es la más difícil dentro del proceso evolutivo de las personas. Se producen importantes cambios hormonales que afectan no sólo al aspecto físico, sino que implican continuos cambios emocionales.

Cambios psicológicos y de comportamiento en los adolescentes

Los cambios en la adolescencia son muy rápidos y no sólo están involucrados los aspectos biológicos, sino también los intelectuales y emocionales.

Es un proceso de desarrollo hacia la autonomía personal, gestión emocional y relaciones sociales, que hacen descubrir al sujeto un entorno nuevo y verse a sí mismos de una manera diferente.

Psicología para adolescentes

A lo largo de este proceso, aumenta la curiosidad por descubrir los nuevos contextos y experimentar nuevas sensaciones. Analizan el entorno formulando nuevas hipótesis y estableciendo su propio criterio.

💬 En la adolescencia, la psicología nos lleva a formar una opinión personal frente a todo lo que nos rodea, principalmente sobre las obligaciones, la familia y la autoridad. Esto se traduce en rebeldía frente a los principios establecidos por adultos y puede derivar en problemas de conducta.

Aumenta la necesidad de consolidar nuevos valores y normas y, para ello, se busca la pertenencia en un grupo de iguales que compartan aficiones e ideas. En este punto también buscamos consolidar la identidad sexual y la orientación sexual.

La autoestima del adolescente puede reforzarse o desaparecer. Los psicólogos ponemos especial atención en este punto, pues el auto concepto de un adolescente es lo que le motiva a comportarse de una determinada manera.

Un auto concepto positivo puede derivar en actitudes colaboradas y comunicativas. En el caso de ser negativo,  podrían alterarse comportamientos sociales, capacidades comunicativas, los hábitos alimenticios…. Y otros muchos problemas que vemos a continuación.

Problemas más frecuentes en adolescentes

Como ya hemos visto, son muchos los cambios y procesos que se generan en el espíritu de un adolescente.

Es fundamental el acompañamiento adulto, siendo los padres los que mejor conocen la forma de ser de sus hijos y los que pueden detectar más continuamente los cambios que en ellos se producen.

Es vital identificar posibles problemas que pueden desembocar en enfermedades que deben ser tratadas por expertos en psicología para adolescentes.

Psicología para adolescentes

Rechazo de la propia imagen

Derivado del desagrado propio pueden generarse problemas de alimentación, como son la bulimia y la anorexia. La imagen propia se distorsiona y se obsesionan con un ideal de belleza que buscan alcanzar mediante la modificación de los hábitos de alimentación.

Es tarea de los padres establecer un adecuado control de la alimentación y, en caso de detectar algún problema serio, acudir a un centro de psicología donde solicitar ayuda especializada para adolescentes.

Existen, además, otros problemas derivados del rechazo de su propia imagen relacionados con la identidad sexual y sus preferencias. En caso de no ser atendidos, pueden generar una frustración tan grande que acaba en depresión.

Es por eso que proponemos probar la terapia conductual dentro de la psicología para adolescentes.

Problemas paterno-filiales

En psicología hemos percibido que, para los adolescentes, mantener criterios y determinadas maneras de pensar les acerca a ser adultos.

Y, al mismo tiempo, presentan una gran fragilidad, irresponsabilidad y desconcierto frente a circunstancias que aún no saben cómo manejar, y en las que muchas veces es imprescindible buscar ayuda de psicología para adolescentes.

Los padres, mientras tanto, mantienen sus normas y reglas, que entran en conflicto con las ideas de autonomía e independencia que se están desarrollando. La terapia familiar, cuando estos problemas son insoportables, analiza la situación y la resuelve de la forma más positiva.

Psicología para adolescentes

Acoso escolar

Un adolescente no sabe gestionar por sí mismo un problema de bullying, que intente guardar para sí, sin hacer partícipes a quienes le pueden aportar ayuda psicológica, desencadenando situaciones que en no pocos casos acaban con pésimas consecuencias.

📰 Los casos graves de bullying aumentan, cada año en España, en torno a un 20%, hasta registrarse durante el año pasado (2017) un total de 1475 casos. – EuropaPress

Disminución de efectividad en el colegio

Los adolescentes demuestran rebeldía frente a todas las opiniones, obligaciones y normas impuestas principalmente por los padres, aunque también se puede dar con los profesores y cualquier tipo de personas que ostenten una autoridad e impongan normas.

Además de una cuestión de rebeldía, puede verse afectado por el desarrollo de un TDA, con o sin hiperactividad; o por algún problema de adopción de conocimientos, que deberá ser tratado mediante psicología cognitiva.

Cambios en las habilidades sociales

Quien demandaba continuamente demostraciones de afecto por parte de su padre y madre, ahora rechaza toda manifestación de éste tipo, sobre todo en público.

Pasan a mostrarse esquivos y poco comunicativos, considerando que sus padres son unos carcas anticuados, que siempre están enfadados. Lo que hace que los padres, en general, encuentren bastante insoportables a sus hijos, generándose fuertes tensiones en éste período, que se pueden solucionar con terapia psicológica.

Por tanto toda la comunicación verbal que los adolescentes nieguen a sus padres, debe ser interpretada por estos bajo una perspectiva no verbal.

Se debe valorar si las actitudes y reacciones exceden lo razonablemente admisible, o puede haber problemas graves subyacentes que requieran ayuda especializada en psicología para adolescentes.

Psicología para adolescentes

Baja autoestima

Ante cambios de actitud muy negativos como dejar de atender el aseo personal  y bajar en el nivel de estudios, o abandonarlos, hay que plantearse qué ha cambiado en el entorno del adolescente.

Hay que identificar si el joven tiene problemas de auto aceptación y dificultades para comprender los cambios que atraviesa. Esto puede llevarle a escoger un grupo de referencia, en el que se siente más cómodo, aunque suponga ir por mal camino.

Consumo de drogas

Según el grupo con el que se haya juntado, puede aumentar el consumo de drogas y alcohol. Pues asimilará las conductas que le identifiquen con sus iguales.

También puede recurrir al consumo de sustancias para evadirse de su realidad, a raíz de problemas previamente desarrollados como la autoestima o la falta de habilidades sociales.

Ante estas actitudes los padres, o responsables, deben buscarse mediadores cercanos a los adolescentes y solicitar la ayuda especializada en psicología para adolescentes.

Ansiedad

Todos los cambios que están sufriendo en cuerpo y mente, además de la presión social que soportan durante esa época de su vida con estudios, relaciones intrapersonales,… puede llevarles a sufrir ansiedad.

Habría que vigilar que no aparezcan miedos, fobias, obsesiones o tics. En caso de que fuera así, requeriría de un adecuado tratamiento para la ansiedad.

Depresión

La apatía y falta de rendimiento escolar. La indiferencia y el aburrimiento ante situaciones divertidas y ocio. Todas pueden ser síntomas de que el adolescente esté sufriendo depresión.

En ésta etapa se producen importantes crisis existenciales, con señales que tanto padres como educadores deben interpretar. Para evitar depresiones, que pueden acabar incluso en suicidios, debemos buscar ayuda en centros especializados en psicología para adolescentes.

Psicología para adolescentes

Adolescencia, Nuevas tecnologías y Redes Sociales

Hoy en día no tiene sentido analizar la psicología para adolescentes y no pararse en el área de la web y las relaciones que por ahí entablan.

Todos los problemas que hemos presentado anteriormente pueden tener lugar en la red y, además, se desarrollan nuevos riesgos psicológicos que tendríamos que tratar en un centro psicológico:

Adicción a las redes sociales

Detectamos esta adicción cuando el adolescente siente ansiedad por no poder acceder a ellas o no estar conectado.

Aislamiento del entorno “real”

Si tiende a aislarse de los adultos que le rodean, buscando únicamente la aprobación de los más jóvenes, ahora internet le da un medio por el que evitar el contacto.

Deberíamos observar el comportamiento del adolescente: tanto las conductas desmedidas como la falta de conflicto alguno y los cambios exagerados de comportamiento, pueden ser causa de alarma.

Puede que el joven esté enmascarando sus problemas, que le impiden mantener relaciones normales con el resto, necesitando ayuda de la psicología para adolescentes.

Si no recurrimos a tiempo a la psicología para adolescentes, se desencadenan procesos que pueden derivar en graves dependencias, conductas intolerables mucho más difíciles de corregir, depresiones severas, aislamiento total, e incluso suicidios.

En cambio, los problemas de salud mental, en adolescentes, suelen solucionarse en un 80% cuando reciben un tratamiento adecuado en la consulta psicológica para establecer mediación y terapia de grupo e individual.

🗓 Pide cita en con nosotros, para resolver los problemas de tu hijo, en nuestra consulta especializada en psicología para adolescentes.

¿Qué es la terapia sistémica y en qué consiste?

La Terapia sistémica parte de comprender la importancia que las relaciones sociales tienen en la vida de cualquier individuo.

En éste mundo de inmediatez, cada vez resulta más difícil gestionar los problemas que nos presenta la vida, tales como un dueloun hijo rebelde, o una ruptura afectiva. Estas situaciones nos bloquean e impiden que adoptemos las decisiones adecuadas y positivas, viéndonos con la necesidad de recurrir a ayuda psicológica.

Actualmente las estadísticas apuntan a un considerable aumento de las consultas médicas por ansiedad, estrés y depresión, la venta de libros de auto ayuda, y el consumo de ansiolíticos.

Ante este escenario, desde Psicotep, queremos explicarte en qué consiste la terapia sistémica como uno de los enfoques  que, en el campo de la psicología clínica, se utilizan para solucionar crisis y conflictos emocionales de los individuos, tanto a nivel personal como en sus relaciones con los demás.

Recurrir a la ayuda de un psicólogo es importante para aprender a enfocar los problemas de otra manera, dado que muchas veces el entorno no cambia, siendo cada cual quién con una nueva actitud consigue vencer la ansiedad y la depresión a través del uso de nuevas herramientas.

¿En qué consiste la Terapia sistémica?

Dentro de la configuración de nuestra vida pertenecemos a varios de estos sistemas: el núcleo familiar es el principal. Las amistades y compañeros de actividades son otros Sistemas, en los que interactuamos diariamente, y de los cuales recibimos valores, ideas o actitudes que  nos conforman a lo largo del tiempo.

Un sistema es un grupo con entidad propia, por encima de la cantidad de miembros que lo conforman, que por la interacción de sus individuos afecta a su conducta.

Basándonos de este concepto, el individuo, como parte integrante del sistema, acaba actuando en función de lo que le rodea. La Terapia Sistémica buscará identificar y diagnosticar las relaciones que existen dentro del sistema, para poder comprender la conducta individual.

En conclusión, la Terapia sistémica es una rama de la psicología que no trata al individuo de forma aislada, ya que considera que nuestra  manera de ser depende de lo que aprendemos en los sistemas en los que interactuamos.

terapia de pareja

¿Cómo son las sesiones de Terapia Sistémica?

La terapia sistémica está dirigida principalmente a la familia donde, a través de las consecutivas sesiones, el psicólogo actúa de guía para el paciente.

Observa los distintos roles que tienen los miembros de la unidad familiar y sus posiciones con respecto al Sistema para establecer su funcionamiento.

➞ El primer paso, dentro de las técnicas y pautas en psicoterapia,consisten en analizar y comprender en qué tipo de Sistema se encuentra el paciente para llegar al núcleo u origen de los problemas.

➞ El segundo paso puede ser modificar la posición y los límites entre los individuos que conforman el Sistema, o entre los subsistemas (subgrupos del grupo principal).

Establecimiento de una Sistemática

De ésta forma cada individuo de la familia conocerá su posición dentro del grupo y lo que conlleva: funciones que le corresponden (o no), papeles que le han sido asignados (o no) y pautas para evitar relaciones negativas.

El psicoterapeuta debe evitar, y castigar, las situaciones con un mal soporte, como puede ser que un hijo intente ostentar la autoridad frente a su padre y madre.

Cada grupo familiar tiene múltiples vías a la hora de interactuar. La terapia familiar sistémica analiza las reglas que han ido creando para establecer sus formas de relación.

Los límites, reglas y pautas dentro del Sistema familiar indican el orden de jerarquía y los límites entre subcomponentes.

Los problemas surgen cuando se producen cambios en la jerarquía, o se sobrepasan límites entre subsistemas, lo que sucede, en muchos casos, por la misma evolución temporal o circunstancial.

Necesidad de hacer Terapia de Pareja

El primer subsistema es la pareja y, por tanto, esta deber definir muy claramente unos límites y espacios propios para preservar su continuidad. Dentro de la terapia sistémica, se identificará la responsabilidad de los cónyuges dentro del sistema familiar.

La relación de pareja será un referente, a largo plazo, para sus hijos, sobre las relaciones de pareja, la forma de trato y la comunicación en pareja.

El subsistema conyugal, con el tiempo, se convertirá, además, en subsistema parental cuando lleguen los hijos, que serán el subsistema filial.

Su función será cuidar, educar y trasmitir un determinado tipo de autoridad, que progresivamente deberá dejar paso a la autonomía de los hijos a medida que vayan creciendo.

Las constelaciones familiares

Las constelaciones familiares permiten comprender cuáles son las interacciones que existen entre todos los miembros de la familia, identificando si hacen falta terapias alternativas y cuál es la solución para los problemas.

Existen tres tipos de límites que regulan los subsistemas:

➞ Cuando los límites son muy rígidos existe una mayor autonomíapero el contacto afectivo es mínimo

➞ En cambio, cuando los límites están muy difusos, se produce un mayor contacto afectivo pero se genera mucha

➞ Cuando los límites son claros se produce intercambio y contacto afectivo, pero marcando espacios propios que favorezcan la autonomía.

terapias alternativas

Desarrollo de Terapia Cognitivo conductual

Dentro de la terapia sistémica se intenta modificar el tipo de patrón de interacción que se está dando en la familia y en la que todos sus miembros están implicados. Se van introduciendo pequeños cambios que progresivamente modifiquen dicho patrón conflictivo.

Con ello se pueden conseguir dos tipos de cambios:

➞ Un cambio a nivel individual que no repercute en el conjunto del Sistema, por lo que no resulta fiable al no modificar la estructura general del Sistema en el que se origina el conflicto.

➞ Cambio en la estructura del Sistema que repercute en todos sus integrantes, con lo que se consiguen unos resultados duraderos.

Técnicas habituales de la Terapia Sistémica

Para resolver el conflicto que presentan los pacientes, los psicólogos que trabajan con técnicas de terapia sistémica deben de recrear una especie de mapa familiar y las distintas formas de interconexión entre los miembros, utilizando una gran variedad de herramientas, entre ellas las más utilizadas son:

▷ Sesiones en las que se realizan preguntas circulares para una indagación sistémica sobre la situación.

▷ Introducción de nuevas pautas y elementos a través de las preguntamilagro, en las que se pide a la familia que exprese como sería la relación si de repente se obrara un milagro y el problema desapareciera.

▷ Inducción a la búsqueda de excepciones en las que la interacción ha sido positiva, o en las que las actitudes y reacciones han sido diferentes, para centrar la atención en esas circunstancias y poder fomentarlas.

▷ Trabajos de reformulación positiva, transformando la carga negativa con la que han etiquetado al miembro de la familia que “genera” el problema. De ésta manera, el problema del hijo rebelde, puede estar generado por la intención de sacar a sus padres de una situación conflictiva diferente, lo que redefinirá el tipo de relación y anularía la etiqueta negativa.

Terapia breve estratégica, centrada en diagnosticar el problema y resolverlo sin modificar las estructuras familiares. El psicólogo observa el tipo de comunicación que existe entre los miembros, los grados de jerarquía y otras informaciones necesarias para perfilar un objetivo, tras lo cual se pasa a la intervención marcando diferentes pautas.

 

terapia psicologica

Estos son algunas técnicas que se pueden practicar en Terapia Sistémica para resolver problemas familiares y conflictos psicológicos, con unas altas probabilidades de mejora.  Es muy importante recurrir a la ayuda psicológica  cuanto se comienza a detectar un problema, sin esperar a que sea mayor.

Contacta con nosotros sin compromiso, en una primera consulta gratuita.

Terapia familiar: tipos y formas de aplicación efectivas

En el campo de la psicología, además de aplicar diferentes tratamientos individuales, para disminuir o sanar todo tipo de trastornos personales, también existen otro tipo de intervenciones psicoterapéuticas para mejorar determinados comportamientos conflictivos dentro del núcleo social más básico que es la familia, a través de distintos procedimientos de Terapia familiar.

Por tanto los distintos tipos de Terapia familiar, sea cual sea el enfoque, están destinadas a solucionar los conflictos que se generan en la interacción entre los miembros de la unidad familiar, fortaleciendo los lazos de afecto y colaboración, pero además, pueden estar centrada sobre un determinado miembro cuando se detecta que su comportamiento es la causa de los conflictos.

Partiendo del concepto de que el modelo familiar durante la infancia de las personas, es el punto de partida sobre el que se desarrolla la dimensión afectiva, y su forma de expresión y relación posterior con el resto, ante los conflictos generados en el núcleo familiar, esta parte de la psicología trabaja involucrando a dos, o más miembros del grupo, en la aplicación de cualquier Terapia familiar.

También se parte de la relación que existe entre la forma de interiorizar cada individuo su posición dentro del modelo familiar frente a los conflictos interpersonales, y las repercusiones que se pueden derivar del cambio de roles, y problemas de mala o nula comunicación.

La Terapia familiar tiene como objetivo conseguir el cambio de patrones de interacción negativos entre los miembros de una familia.

Dentro de las distintos enfoques teóricos de los que parten los distintos tipos de Terapia Familiar, en la actualidad las formas de tratamiento que consiguen mejores resultados, parten de la corriente sistémica, sin despreciar otros enfoques que también han analizado y trabajado en el componente familiar, como causa de los trastornos personales.

Algunas corrientes derivadas del Psicoanálisis o de las teorías cognitivo- conductuales, también han generado modelos en la aplicación de Terapia familiar.

terapia familiar

A continuación vamos a ver cuáles son las bases de estas terapias.

Tipos de terapia familiar más utilizados

Terapia familiar sistémica

Este tipo de psicoterapia trabaja la dinámica familiar, sobre el patrón que rige la interacción entre los miembros, en lugar de centrarse directamente en una causa concreta o individuo específico, consiguiendo mejorar las relaciones de todos los integrantes entre sí, a la vez que se potencian las fortalezas de unión del grupo, y la aportación individual de cada uno al conjunto.

Pero además se consiguen adaptaciones más positivas en las conductas individuales, a través de nuevas motivaciones y compromisos.

Según este enfoque, la conducta de un miembro familiar no se puede tratar aisladamente, ya que se ve influenciado por el resto de los miembros de la familia que al ser un sistema abierto a la interacción con otros, también se encuentra a su vez influido por los demás, repercutiendo a su vez de forma particular en cada individuo de la familia.

En la Terapia sistémica se manejan determinados principios a la hora de trabajar los problemas, entre ellos:

La causalidad circular, teniendo en cuenta que el comportamiento de cada integrante produce una reacción en el resto, y esta a su vez generará una nueva respuesta en ese individuo.

También se parte del concepto de totalidad, ya que el conjunto de miembros de la familia genera respuestas cuya identidad es superior e independiente a la suma de respuestas individuales de todos ellos.

Dentro del sistema, también se tiene en cuenta principios como la equifinalidad por la que una misma situación provoca diferentes sensaciones y respuestas en distintas personas, o la equicasualidad por la que distintas experiencias pueden provocar una misma respuesta en diferentes individuos.

La terapia familiar sistémica trabaja la comunicación, los límites, roles y relaciones de poder y sus efectos sobre el desarrollo personal de cada integrante, mediante diferentes técnicas como la dramatización, la paradoja o la alianza temporal entre miembros.

Terapia spicodinámica

Desde algunas corrientes psicoanalíticas también se parte de la idea de que los trastornos psicológicos y conductas desadaptativas a nivel individual que provocan problemas familiares en la edad adulta, pueden estar producidos por conflictos vividos durante la niñez en los que la persona ha reprimido sus emociones, manifestándose de forma inconsciente en el presente por una falta de resolución anterior.

A través de la interpretación, y reinterpretación se puede desbloquear el conflicto para reprocesarlo de una forma más adaptativa.

terapia familiar

Terapia familiar cognitivo-conductual

A diferencia de la terapia familiar sistémica, este tipo de tratamiento tiene como objetivo buscar soluciones específicas a problemas concretos planteados por la familia, o por uno de sus integrantes.

En este caso, también se puede asignar un rol terapeuta al resto de los miembros de la unidad familiar, además de conseguir al involucrar en grupo a todos los individuos que la integran, mejorar aspectos negativos de su interacción, reforzando el sentimiento de pertenencia y las posibilidades de comunicación, y colaboración.

Trabajando el cambio de pensamientos negativos e ideas mal interpretadas, los integrantes desadaptados pueden llegar a variar sus sentimientos y conductas, entendiendo su importancia dentro del conjunto de la familia.

Este tipo de terapia familiar, se puede aplicar en problemas de pareja, niños y adolescentes conflictivos, o problemas de drogodependencia y alcoholismo, entre otros.

En Psicotep utilizamos un método propio con el que conseguimos un más alto porcentaje de resultados mediante el uso combinado de terapias más adecuadas a cada caso particular.

Problemas se resuelven con Terapia familiar

Dentro de las aplicaciones de la Terapia familiar, existen tratamientos dirigidos a la resolución de diferentes tipos de conflictos tales como

A través de la Terapia de pareja se pueden mejorar problemas por incomunicación, desgaste de la relación, puntos de incompatibilidad, infidelidad, rivalidad, falta de responsabilidad, roles, u otros.

  • Momentos críticos en la evolución familiar

Frente a circunstancias críticas en que una familia no puede solucionar sus problemas internamente, la Terapia familiar ayuda a superar dificultades como el cambio producido por el nacimiento del primer hijo, el momento en que la casa se queda vacía tras su emancipación, o elaborar un adecuado duelo frente a un fallecimiento inesperado.

  • Tratamiento de trastornos psicológicos individuales que afectan al conjunto familiar

Los trastornos que en ocasiones presentan los hijos con manifestaciones de rebeldía infantil o durante la adolescencia, problemas de comunicación, descontrol emocional o violencia en casa, son algunos de los problemas que se suelen plantear a la hora de aplicar una Terapia Familiar.

terapia familiar

  • Tratamiento para las adiciones

Cuando un miembro de la unidad familiar presenta adición a la bebida o consumo de estupefacientes, se suele solicitar la implicación de los parientes más cercanos para ayudar a evitar que el afectado continúe con su hábito dañino, además de prestar su apoyo y motivación en el tratamiento dentro de la Terapia familiar.

A través de este tipo de actuación se trabaja con los padres entrenándolos frente a las conductas desadaptativas que pueden llegar a sufrir sus hijos, facilitando respuestas y herramientas frente a distintas situaciones para conseguir una adaptación positiva de los niños o adolescentes.

Además se puede establecer un diagnóstico de problemas de rendimiento académico, relación con los demás, u otros, de tal forma que los padres comprendan como es su hijo, y cómo ayudarle.

¡No tires la toalla! antes de probar las soluciones que te puede ofrecer la Terapia familiar.

Contacta con nosotros ya para solicitar tu primera consulta gratuita.

Todo lo que debes saber sobre la ayuda psicológica para parejas y sus terapias

Que una pareja pueda llegar a envejecer junta y en armonía cada vez resulta más difícil, por los cambios que ha sufrido el concepto de compromiso en nuestra sociedad actual, unido a un ritmo frenéticamente competitivo, y el desgaste natural producto de la convivencia, en este sentido la ayuda psicológica para parejas resulta realmente útil cuando el mal estar comienza a instalarse.

Pero cualquier psicólogo matrimonial puede constatar que lo habitual, es que la mayoría de las parejas tratan de resolver los primeros conflictos y enfrentamientos graves de forma personal, y sin contar con una ayuda de pareja profesional, por lo que normalmente o no llegan a acudir juntos a una consulta, o cuando lo hacen la situación prácticamente es irreversible.

La terapia de pareja puede ayudar a manejar nuevos recursos individuales para mejorar la relación y el desgaste entre dos personas, pero en muchos casos existe un gran desconocimiento y escepticismo sobre todo lo que puede aportar la ayuda psicológica para parejas en éste sentido.

Así que desde Psicotep, como gabinete de psicología en el que contamos entre nuestras especialidades con este tipo de ayuda psicológica para parejas, te explicamos de forma sencilla todo lo que debes saber a la hora de plantearte utilizar este recurso.

Qué es y en qué consiste la ayuda psicológica para parejas

La ayuda psicológica para parejas es un recurso que permite a través de la exposición de motivos que generan malestar en una relación, ahondar en los recursos individuales de cada uno de ellos, a la vez que se facilitan nuevas herramientas, profundizando en determinadas habilidades para afrontar la percepción, y resolución de conflictos de una forma más adecuada y positiva.

Este tipo de ayuda se conoce como terapia de pareja, y para que se pueda aplicar, necesariamente los dos miembros de la relación deben reconocer que hay problemas, querer acudir voluntariamente a las sesiones, y estar abiertos a diferentes vías de solución, poniendo personalmente cada uno de su parte.

En este sentido, no se puede obligar a nadie, por lo que la psicoterapia difícilmente funcionará sin voluntad ni compromiso.

Cuando una de las dos partes no desea participar, y solo acude uno de ellos a la consulta del psicólogo, se aplica una terapia individual, que ayude a la persona a fortalecerse emocionalmente, y a mejorar la forma de percibir situaciones, afrontarlas y tomar decisiones adecuadas.

ayuda psicologica para parejas

¿Cómo se desarrolla un proceso de terapia de pareja?

Una vez que ambos deciden solicitar ayuda psicológica es el momento de acudir a una primera consulta.

Lo primero que hará el psicólogo de parejas, será establecer unas normas que serán válidas para todas las sesiones sucesivas, y que consistirán básicamente en respetar el turno de palabra, comprometerse a realizar los ejercicios fijados fuera de la consulta, y evitar discusiones en todo momento mientras se encuentran en cada sesión del tratamiento.

Primera consulta

La primera visita siempre consiste en establecer un contacto inicial en el que el psicólogo matrimonial o de parejas, recogerá una serie de datos necesarios básicos, tales como los personales, desde cuando están juntos, por qué han decidido pedir ayuda, y su grado de motivación para acudir a terapia de pareja.

También habrá que recoger información sobre el grado de descontento de cada miembro de la pareja y su particular punto de vista.

En la primera cita, habitualmente quienes solicitan ayuda para pareja, se encuentran más cohibidos y desorientados, por lo que las respuestas pueden ser desordenadas, y en ellas se mezclan quejas por acontecimientos negativos recientes, a la vez que se refieren sensaciones de malestar genéricas, junto con incidentes del pasado.

Normalmente ambos plantean dudas sobre cómo resolver sus sentimientos de incomunicación e impotencia ante los problemas en su relación con el otro, y que tipo de cuestiones deberían solventar unidos.

De este modo el primer contacto sirve al psicoterapeuta para saber cómo se siente cada uno, y empezar a profundizar sobre el origen de esta situación que ha llevado a pedir ayuda psicológica para parejas.

Como hemos comentado anteriormente, el problema es que cuando se busca como hacer terapia de pareja, normalmente la situación puede ser crítica, al no haber buscado antes la ayuda necesaria frente a situaciones que ninguno de los dos ha sido capaz de resolver.

ayuda psicologica para parejas

🗣 La acumulación de malestar, hace necesaria una gran dosis de voluntad y compromiso para remontar y superar los fallos en la relación.

En cualquier caso, el simple hecho de tomar la decisión y solicitar ayuda psicológica para parejas, supone un gran paso muy positivo, pues indica que existe un verdadero deseo de salvar la unión entre dos personas, como base imprescindible para conseguir resultados en el proceso terapéutico.

Dentro de la primera visita también se pide a la pareja que explique cómo se conocieron, y como era su relación en los primeros tiempos, el tipo de situaciones problemáticas que han vivido juntos, y su forma de resolverlas, así como los acontecimientos que han marcado un antes y después en su forma de percibir al otro.

Una vez que se ha revisado la historia de la relación, el psicólogo pedirá a cada parte que explique qué objetivos desea conseguir a través de la ayuda psicológica para parejas.

Por último, el psicólogo de parejas explicará una serie de pautas, y entregará a cada uno de los miembros un cuestionario en dónde cada uno deberá ir reflejando distintas informaciones sobre aspectos solicitados, en relación a momentos puntuales que se pueden suceder hasta la siguiente consulta.

Estos cuestionarios se trabajan a modo de diario en el que poder plasmar incidencias, momentos positivos y negativos que se utilizarán posteriormente en la siguiente sesión de ayuda para parejas en crisis.

Qué se hace en el resto de sesiones de terapia y ayuda psicológica para parejas

Dado que es imposible recabar toda la información durante la primera consulta, el psicólogo continuará recabando información en otras dos o tres sesiones, en las que puede citar individualmente a cada uno para profundizar en aspectos que pueden ser delicados, o producir más confrontación en presencia de ambos.

Aunque también citará a los dos juntos a la hora pedir a cada uno información sobre las cualidades y características más positivas y destacadas del otro, a la hora de revisar y reforzar aspectos positivos.

A partir de la cuarta sesión en las que el psicoterapeuta ya dispone de información suficiente sobre la personalidad de cada uno, y cómo trabajar sobre las áreas conflictivas, el resto de sesiones de ayuda psicológica para parejas, se realizan habitualmente de forma conjunta con ambos.

En ellas el psicólogo en base a las causas de los problemas establecerá el tipo de tratamiento específico para ayudar a la pareja, bien a continuar unidos, bien a superar la separación afrontando una nueva etapa en la que la soledad, las dificultades que pueden plantear otros miembros de la unidad familiar, la repercusión en familiares y amistades, siempre resultará más fácil con ayuda psicológica.

En cualquier caso, el psicólogo de parejas nunca puede decidir ni separar a dos personas, y mucho menos señalar culpables, porque la decisión es de los integrantes de la pareja.

ayuda psicologica para parejas

¿Cuál es la frecuencia y cantidad de sesiones necesarias para conseguir resultados?

Para que la terapia de pareja sea efectiva, lo habitual es someterse a este tipo de tratamiento durante al menos seis meses, en los que al principio se suelen fijar una sesión por semana, para después ir espaciando las consultas de forma quincenal cuando se comienzan a conseguir parte de los objetivos fijados.

En cualquier caso, siempre el psicólogo de parejas se encontrará a disposición de ambos si resulta necesario algún refuerzo esporádico.

En Psicotep somos expertos en terapia de parejas, así que si necesitas ayuda psicológica para parejas, contacta con nosotros ya, en una primera consulta gratuita.

 

SÍNTOMAS DE ANSIEDAD: CUÁLES SON, CAUSAS Y TRATAMIENTO

Surgen síntomas de ansiedad cuando nos vemos sometidos a situaciones de estrés en nuestra rutina diaria. Muchas veces estas situaciones nos superan y nuestro cuerpo tiende a ponerse en alerta y se produce una respuesta fisiológica que reconocemos como ansiedad.

La ansiedad se puede producir de forma ocasional a causa de determinadas situaciones que nos hacen entrar en situaciones de nerviosismo o inestabilidad.

Cuando percibimos que sufrimos síntomas de un ataque de  ansiedad es cuando debemos preocuparnos, ya que puede generar en nosotros mismos problemas psicológicos y físicos ocasionados por nuestra mente, es decir, por situaciones que nos generamos nosotros mismos en nuestra cabeza que provocan que el cuerpo actúe de una manera que no es la natural.

Si la ansiedad se hace frecuente y nos impide llevar una vida normal lo mejor es detectar que es lo que nos ocasiona el sufrir este tipo de problemas. Una vez detectado debemos acudir a un especialista que nos ayude y nos diga cómo actuar frente a estas situaciones angustiosas.

¿Cuáles son los síntomas de ansiedad más habituales?

día día con ansiedad

Los síntomas de ansiedad no se producen de la misma manera en todas las personas que la padecen, hay varios tipos de síntomas que podemos clasificar en cinco grandes grupos.

A continuación iremos analizando cuáles son los síntomas y las causas que los provocan.

Síntomas físicos de ansiedad

Con esto nos referimos a las alteraciones que se producen a nivel físico, sudoración, taquicardias, náuseas…

  • Dolor de pecho, palpitaciones y taquicardias. El estado de tensión, puede provocar un dolor en el pecho que ya lleva a nuestra mente a ponerse en la peor de las situaciones, lo que hace que nos pongamos más nerviosos todavía.

La explicación a este dolor de pecho es que como se produce un aumento de la entrada de aire a nuestros pulmones, estos se hacen más grandes y se tocan con las costillas, de tal forma que sentimos una pequeña presión.

  • Sensación de ahogo y problemas para respirar.  Nuestro cuerpo es el responsable de determinar la cantidad de aire que entra y que sale de nuestros pulmones.

En situaciones de nerviosismo o presión, introducimos en nuestro cuerpo es una cantidad de oxigeno mayor a la que consumimos de manera habitual. Lo hace nuestro cuerpo frente a estas situaciones es dejar de respirar o respirar de una manera más lenta, de tal forma que perdemos el control de nuestra respiración durante un corto periodo de tiempo.

🗣 Cuando una persona sufre ansiedad, percibe el mundo como un lugar cruel y horrible y mucho más peligroso de lo que es realmente. Pierden por completo el sentido de la realidad, aumentando los síntomas.

  • Mareos y palidez. Los síntomas de ansiedad que generan mareos o palidez normalmente vienen causados por la hiperventilación. Se genera una inestabilidad en nuestro cuerpo que muchas veces nos puede llevar a desmayarnos.
  • Sudoración y temblores. Cuando sometemos a nuestro cuerpo a una situación de alerta o de tensión, el organismo tiende a prepararse para saber cómo reaccionar. La temperatura corporal aumenta por lo que para hacerle frente al calor tendemos a sudar con el objetivo de reducir la temperatura y enfriar el cuerpo.

Los temblores son una forma de reaccionar habitual en nuestro cuerpo ante situaciones que nos provocan nervios o que nos da miedo.

  • Trastornos del sueño. El trastorno del sueño es otro de los síntomas que nos indica que una persona sufre ansiedad, así como el insomnio y las pesadillas nocturnas.

causas frecuentes de la ansiedad

Síntomas psicológicos de ansiedad

Se trata de las alteraciones que se producen a nivel mental, agobio, inseguridad, miedo de perder el control…

  • Intranquilidad y desasosiego de manera habitual. Normalmente, una persona que padece este tipo de síntoma, se encuentra en una situación de nervios constante. También la intranquilidad es otro de los síntomas de ansiedad más habituales en personas que sufren ansiedad.

Síntomas comportamentales de ansiedad

Con este tipo de síntomas de ansiedad nos referimos a los cambios que tienen lugar en la forma de comportarnos. Además los que están a nuestro alrededor son capaces de apreciarlo. Hablamos de bloqueos, cambios en la expresión corporal, impulsividad…

  • Sensación de amenaza y pensamientos obsesivos. Por lo general, las personas que sufren ansiedad tienden a tener pensamientos negativos. También sensación de perder el control sobre las cosas y distorsión de la percepción de lo que les rodea.

Síntomas cognitivos de ansiedad

Estos síntomas se aprecian porque se producen anomalías en la forma en la que pensamos y razonamos ante las situaciones. Perdemos la concentración, somos más susceptibles…etc.

  • Depresión y bajada de autoestima. La preocupación frecuente, el cansancio y la irritabilidad pueden derivar en una crisis de ansiedad. Por ello, las personas que se ven sometidas a una bajada de autoestima, les suele generar depresión y ansiedad.

🗣 Una de las situaciones más preocupantes de la ansiedad es que, cuando se suma con la depresión y la bajada de autoestima, se puede despertar en las personas un instinto suicida.

  • Aprensión. La angustia se genera por una preocupación constante por determinada situación. De producirse, no tendríamos ningún control con respecto a lo que va a suceder en un futuro con esa situación.

Muchas veces, cuando solo vemos lo negativo a nuestras situaciones, generamos en nosotros mismos situaciones que nos hacen estar al límite. Esto dificulta tener una vida normal,pues viviremos siempre preocupados por todo.

Síntomas sociales de ansiedad

Se perciben porque nuestra forma de relacionarnos con los demás se altera. Tenemos problemas para expresarnos, es muy fácil que nos irritemos, podemos llegar a sufrir ataques de pánico en sociedad…

Son el resultado de todos los síntomas que hemos ido enumerando anteriormente.

trucos para saber como controlar la ansiedad

Tratamientos para combatir los síntomas de ansiedad

Como hemos visto, la ansiedad se produce ante situaciones que nos generan estrés e inestabilidad emocional.

Controlar la ansiedad: Alivios Psicosomáticos

Deberíamos centrarnos en aliviar los síntomas físicos que están generando un efecto cíclico negativo en la persona.

Para aliviar el dolor de pecho es recomendable practicar masajes en la espalda, hombro y pechos para destensar a la persona que lo está sufriendo, por ejemplo.

Para poder combatir problemas como el insomnio se recomienda la música antes de dormir para que nos relaje y nos ayude a desconectar.

Lo más importante frente a cualquier tipo de síntoma de ansiedad es no frustrarse, ya que la propia frustración nos impedirá recuperar un estado de tranquilidad.

Superar la ansiedad: Atención Profesional

Para poder hacer frente a la ansiedad deberíamos buscar ayuda. Ayuda de alguien cercano a esta persona o un profesional, que sepa identificar el foco de la situación y apagarlo.

👥 Si crees que sufres ansiedad y no sabes cómo actuar no dudes en poner en contacto con nosotros. En Psicotep contamos con los mejores especialistas y que estarán encantados de poder ayudarte.

A través de nuestra página web podrás ponerte en contacto con nosotros con tan solo rellenar un formulario comentándonos tu problema, sino también lo puedes hacer por teléfono.

No olvides que nuestra primera consulta es gratuita, no dudes y llámanos.

TRASTORNO DEPRESIVO MAYOR, ¿QUÉ ES? [SÍNTOMAS, TRATAMIENTOS Y CAUSAS]

El trastorno depresivo mayor es una enfermedad mental muy complicada que afecta a un 5,2% de la población española. Esta cifra solo hace referencia a las personas diagnosticadas por un especialista.

Sentimiento de culpabilidad. Escaso interés en realizar cualquier tipo de actividad que implique socializar. Pérdida de apetito o incluso intentos de suicido. Todo ello son comportamientos que pueden derivar de la depresión.

En este artículo te contamos todos los aspectos que la rodean, consejos para prevenirla, sus síntomas y cómo combatirla.

Qué es el Trastorno Depresivo Mayor (Depresión)

El trastorno depresivo mayor es comúnmente conocido con el término depresión.

Este trastorno emocional provoca un profundo sentimiento de tristeza constante y una pérdida de interés hacia cualquier tipo de actividad. El trastorno depresivo mayor también es llamado «depresión clínica».

Afecta de forma directa a los sentimientos, pensamientos y el comportamiento de la persona que lo sufra.

Síntomas de la Depresión (TDM)

Los síntomas del trastorno depresivo mayor son muchos y muy complejos. Una persona no debe porque experimentar todos estos síntomas para ser diagnosticada con este trastorno.

De la misma forma, estos síntomas se pueden experimentar tanto de forma aislada como conjuntamente durante un período específico o de forma continuada.

Por norma general, una persona con depresión evitar tener cualquier tipo de relación social.

Durante estos periodos, una persona con trastorno depresivo mayor puede experimentar todos o varios de los siguientes síntomas:

  • Profundo sentimiento de tristeza o vacío sin ningún motivo aparente.
  • Arrebatos de enojo, irritabilidad o frustración por detalles que no tienen gran importancia.
  • Poco interés hacia diferentes actividades habituales. Es muy común que una persona con depresión no tenga interés en realizar actividades de ocio, practicar deporte o mantener relaciones sexuales.
  • Una persona con trastorno depresivo mayor suele presentar fuertes alteraciones del sueño. La forma en la que se releva estas alteraciones depende de la persona: pueden dormir demasiadas horas al día o al contrario, presentar un fuerte insomnio.
  • Falta de energía y cansancio crónico. Una persona que sufre depresión tiende a evitar realizar cualquier tarea diaria alegando un fuerte cansancio y falta de energía.
  • El trastorno depresivo mayor también suele generar un trastorno de la alimentación. Las personas pueden tener una falta de apetito que les hace adelgazar considerablemente en un corto periodo de tiempo. Por otro lado, la persona puede aumentar de peso al comer de forma compulsiva sin ningún tipo de control y motivado por la depresión.
  • Otro de los síntomas que marcan el trastorno depresivo mayor es estar nervioso de forma habitual o experimentar episodios de ansiedad.
  • La depresión también provoca un fuerte sentimiento de culpa. La persona que experimenta este trastorno tiende a culparse de cualquier problema que le suceda a él mismo o a su alrededor. Se trata de una espiral muy complicada y de la que es muy difícil salir. Además, una persona con depresión se suele sentir inútil y con una fijación por sus fracasos.
  • El trastorno depresivo mayor también provoca lentitud a la hora de hablar, pensar o realizar cualquier tipo de movimiento físico.
  • Pensamiento frecuente o recurrente sobre la muerte o el suicidio.
  • Otro de los síntomas comunes entre la gente con depresión es una fuerte dificultad para tomar decisiones o recordar citas.

trastorno depresivo en niños

Depresión: Síntomas en niños y adolescentes

Aunque suene bastante duro, la depresión también afecta a niños y adolescentes. Es cierto que los síntomas no son muy diferentes a los síntomas de los adultos, pero hay varias diferencias que marcan este trastorno.

Los niños más pequeños suelen presentar síntomas de tristeza muy profunda; irritabilidad ante determinadas situaciones leves; fuerte apego ante los progenitores; dolores constantes; pérdida de peso o negación hacia la rutina escolar.

🗣 Los adolescentes que sufren de un trastorno depresivo mayor presentan síntomas más semejantes a los adultos. Sin embargo, la etapa en la que se encuentran los jóvenes hace que sea mucho más complejo su identificación y diagnóstico.

Los adolescentes con depresión se sienten extremadamente sensibles ante cualquier situación delicada y tienden a actuar de forma muy dramática. Pierden el interés por las actividades de ocio habituales; practican la autolesión o consumen drogas recreativas o alcohol.

¿Cómo prevenir el trastorno depresivo mayor?

Cuando se trata de trastorno mentales y emocionales es muy complicado asegurar un método preventivo que asegure resultados. No obstante, las personas que experimentan algunos de los síntomas de forma habitual pueden seguir alguna estrategia que calme y rebaje la situación.

Llevar a cabo medidas para controlar el estrés y mejorar la autoestima. Son dos procesos muy complicados, pero imprescindibles para poder llevar una vida normal.

Apoyarse en la familia y amigos. Muchas personas que sufren los estragos de un trastorno depresivo mayor suelen alejarse de sus amistades por diversos motivos, pero esto es un arma de doble filo que puede provocar complicaciones mayores. Es importante saber que los amigos o la familia no son médicos, pero son un apoyo imprescindible.

Realizar tratamiento ante el primer síntoma. Es habitual que las personas rechacen ir a un especialista ya que no se suele aceptar que se sufre de este trastorno. Sin embargo, cualquier persona debería acudir de forma habitual a un psicólogo o médico especialista si no se encuentra totalmente bien.

¿Cómo conseguir a salir de la depresión?

Psicoterapia

La terapia psicológica puede adquirir un diverso número de enfoques, sobre todo si se trata de adolescentes o niños.

En adultos, el tratamiento de la depresión suele contar con una terapia cognitivo-conductual (TCC) y la psicoterapia interpersonal (TIP).

La terapia cognitivo-conductual, enfocada en la vinculación del pensamiento y la conducta, se asocia al tratamiento de mantenimiento y contribuye a incrementar la efectividad del mismo.

La psicoterapia interpersonal suele ser más lenta que los otros tratamientos. Esta terapia se centra principalmente en la forma en que las relaciones personales y determinados problemas afectan a cada persona.

psicoterapia contra la depresion

Tratamiento farmacológico

Cuando el paciente presenta un cuadro depresivo moderado o grave, el tratamiento suele requerir la ingesta de fármacos, aunque siempre van acompañados por psicoterapia.

Los antidepresivos son medicamentos que actúan cambiando las sustancias químicas del cerebro -como la serotonina, neropinefrina y dopamina- que regulan el estado de ánimo.

Estos medicamentos deben ser recetados y aprobados por un médico especialista capacitado para ello ya que cada medicamente afecta de una forma diferente a la persona.

Otros tratamientos menos convencionales

Como ocurre con casi cualquier enfermedad, es muy habitual ver otro tipo de tratamientos complementarios que pueden mejorar la situación, aunque no sustituyen las terapias nombradas previamente.

🗣 La autoayuda guiada persigue el objetivo de que el paciente que sufre trastorno depresivo mayor adquiera una capacidad de autocontrol y manejo de las situaciones que puede experimentar.

El ejercicio físico también puede ayudar a mejorar el bienestar personal de pacientes con trastornos depresivos. Los expertos apuestan por un programa de ejercicio de intensidad moderada al menos 2 o 3 veces a la semana. No se trata de un ejercicio especial, si no de la mínima actividad física que cualquier persona debería realizar. No obstante, esto puede repercutir en una clara mejoría.

Consumir determinados alimentos o realizar una dieta determinada también puede ayudar a superar determinados periodos depresivos. El calcio, el magnesio, el potasio, el selenio y el litio son los minerales más efectivos para combatir la depresión. A su vez, los alimentos ricos en serotonina son imprescindibles. El pescado azul, la carne, los huevos o los lácteos son algunos de ellos.

¿Quieres saber cómo superar la Depresión Crónica?

tratamientos contra la depresión

El trastorno depresivo mayor es una afección demasiado grave que puede llegar a provocar efectos muy graves en el paciente.

👥 Si te has sentido identificado con alguno de los síntomas descritos en los primeros párrafos, te invitamos a que solicites una consulta con nuestros especialistas. Contacta con nosotros y te ayudaremos en todo lo que podamos.

La primera parte de nuestro tratamiento consiste en hacer una evaluación de las circunstancias personales de nuestro paciente. La psicoterapia es una buena vía para tratar la depresión y en Psicotep tenemos un método de intervención flexible que consiste en emplear las técnicas más adecuadas para la persona que tratemos.

¿Qué es la inestabilidad emocional? ¿Cómo detectarla?

El cambio de humor es una constante vital en todas las personas, y una reacción natural que responde a las situaciones positivas o negativas en que nos vamos encontrando inmersos, por lo que no implica necesariamente que exista inestabilidad emocional.

Sin embargo cuando las personas presentan cambios de humor bruscos y repentinos, magnificando pequeños problemas, y pasando rápidamente de los momentos de euforia al decaimiento, o de un estado apacible a un gran enfado, nos encontramos frente a una inestabilidad emocional en mayor o menor grado.

¿En qué consiste la inestabilidad emocional?

Nuestra actividad física y mental está directamente gestionada por el pensamiento, que a su vez se alimenta de emociones, y esto hace que podemos orientar nuestra conducta en la consecución de metas.

Si no dispusiéramos de un mecanismo emocional que actúa haciéndonos reaccionar, no podríamos discernir entre lo que queremos, o no queremos en nuestra existencia.

Pero esta herramienta tan útil para desarrollarnos, presenta una parte positiva y otra negativa, que hay que mantener en constante equilibrio para que realmente sea eficaz.

Por este motivo, la inestabilidad emocional supone un hándicap en la vida de la persona que lo padece, ya que condiciona sus respuestas y las consecuencias derivadas de estas, pero además si es muy perceptible, también afecta a familiares, amigos, compañeros de trabajo, y en definitiva genera relaciones muy problemáticas que derivan en el aislamiento y fracaso del individuo.

¿Por qué la inestabilidad emocional se considera un trastorno psicológico?

Los cambios crónicos y bruscos de ánimo con continuas rupturas del equilibrio emocional, están clasificados dentro del campo de la psicología clínica, como un trastorno de tipo psicótico incluido en el espectro del neuroticismo.

inestabilidad emocional

¿Cómo puedes saber si eres inestable emocionalmente?

Las personas que padecen inestabilidad emocional presentan algunos de estos rasgos característicos

Inclinación a sentirse mal con frecuencia y sufrir estrés, al centrarse más en las experiencias que generan miedo, tristeza, desasosiego o ira, pese a disfrutar de situaciones placenteras y agradables, que no dejan poso en ellos para realizar un balance más equilibrado y optimista.

El intento de apartarse de su continuo malestar emocional, hace que los momentos positivos y felices no se aprecien en toda su esencia, porque el foco de su atención prioritaria está en alejar el origen de su malestar interno.

  • La inestabilidad emocional, habitualmente viene acompañada de una baja tolerancia a la frustración, en la que se dimensionan con carácter de problemas añadidos cualquier tipo de experiencia con resultados inesperados.
  • La persona emocionalmente inestable, siempre sufre de un modo u otro, problemas en sus relaciones con los demás, al ser incapaz de mantener un control sobre sus emociones, desorientando a quienes les rodean que no pueden centrar expectativas sobre cómo tratarle, o saber que pueden realmente esperar en cada momento.
  • Pero además la inestabilidad emocional afecta en mayor o menor grado a la persona que sufre este trastorno, porque le cierra puertas y caminos al variar decisiones en función del estado de ánimo, o precipitar consecuencias no deseadas de forma impulsiva.

Los trastornos psicóticos como la ciclotimia, bipolaridad, o esquizofrenia suelen llevar aparejados intensos cambios emocionales denominados labilidad afectiva, que pueden ir acompañados de otros síntomas como pueden ser interpretaciones distorsionadas de la realidad.

Cuando la inestabilidad emocional es muy intensa y constante, puede ser diagnosticada  dependiendo de los síntomas concretos, como un Trastorno bipolar, un Trastorno límite de personalidad.

Estas psicopatologías llevan asociados unos cambios emocionales constantes muy extremos, manejados por impulsividad en los que se pasa del afecto hacia los demás a una rápida indiferencia u odio muy fácilmente, y también incluyen formas dispares en la percepción que el individuo tiene de sí mismo en cada momento.

inestabilidad emocional

Causas de la inestabilidad emocional

Este tipo de trastorno puede tener diferentes causas de tipo orgánico, o psíquico, ya que pueden estar generadas por una baja producción de hormonas que regulan el funcionamiento cerebral como la dopamina o serotonina, o tener su origen en una baja autoestima, sufrir un fuerte estrés, o haber soportado experiencias muy negativas anteriormente.

La serotonina actúa en el cerebro haciendo que nos sintamos seguros, felices y pensemos de una forma positiva, y por ello cuando bajan los niveles se instala la tristeza, la desconfianza y el miedo, provocando ansiedad, depresión y otros problemas que se manifiestan de forma mental y también física.

Los bajos niveles de este neurotransmisor, o su mal funcionamiento a través de las áreas cerebrales no solo afectan a la estabilidad psicológica y el estado de ánimo, sino a otras muchas funciones como la memoria, la libido, el sueño, la conducta social, o la capacidad de aprender.

Pero la serotonina no es la única sustancia implicada en el correcto funcionamiento del cerebro a la hora de disponer de un equilibrio emocional que nos haga sentir bien, y actuar con una conducta adaptada.

Existen otras hormonas como la dopamina, las endorfinas o la oxitocina, que también juegan un importante papel en relación con nuestra forma de pensar, sentir y comportarnos.

Una baja autoestima genera inseguridad e interpretaciones erróneas de la información que se recibe del entorno, con tendencia a sentirse juzgado y rechazado por los demás, generando ansiedad e inestabilidad emocional.

Para mejorar el auto concepto, y sentir más seguridad, es importante reflexionar sobre los propios pensamientos y el origen de los conflictos, y en qué se puede mejorar para conseguir un cambio que ayude a abrirse a los demás, y llevar una vida más plena y satisfactoria.

En este caso la psicoterapia es fundamental para conseguir el cambio.

  • La tensión que se genera en el día a día, puede llegar a superarnos, produciendo altibajos en el humor, y salidas de tono como consecuencia de la intolerancia de nuestra mente a un excesivo estrés, y por ello es muy importante buscar herramientas para aprender a liberar tensión, y gestionar el estrés de una forma más eficaz.
  • Otros factores que conducen a inestabilidad emocional están relacionados con una sobre protección durante la infancia, o una adolescencia conflictiva en la que el individuo adopta esta medida como forma de comunicación con su entorno frente a situaciones difíciles.
  • Una personalidad excesivamente perfeccionista, indecisa o dependiente, también puede estar en el origen de la inestabilidad emocional.

inestabilidad emocional

¿Cómo superar la inestabilidad emocional?

Cuando no existe una causa biológica que motiva los cambios bruscos de ánimo, es posible conseguir controlar estos desequilibrios siguiendo determinados entrenamientos en los que siempre resulta imprescindible la intervención de un psicólogo especializado en Inteligencia Emocional, que te enseñará a utilizar las herramientas necesarias para solucionar tu problema.

Se trata de conseguir modificar los pensamientos y creencias a través de una reestructuración cognitiva que aporte un punto de vista más positivo y eficaz a la hora de procesar la información que se recibe.

De forma habitual muchos psicólogos utilizan en sus consultas la terapia cognitivo conductual para ayudar a los pacientes que padecen inestabilidad emocional, para conseguir:

  • Un control sobre los sentimientos y las reacciones que estos provocan
  • Conectar de forma positiva en las relaciones con los demás
  • Saber gestionar el estrés
  • Meditar las decisiones antes de actuar
  • Abandonar los prejuicios que limitan a la hora de avanzar
  • Y saber reconocer los propios errores valorando la parte positiva que nos enseña, y ayuda a crecer, dentro del desarrollo personal.

inestabilidad emocional

Una persona con madurez emocional es una persona segura, que se mantiene firme en sus sentimientos, valores y creencias y por tanto puede cumplir su proyecto de vida.

Por tanto es necesario trabajar la inteligencia emocional para conseguir el equilibrio necesario y el control de los sentimientos dentro de los cuidados para mantener una correcta salud mental.

Si crees que la inestabilidad emocional puede ser la causa de tus problemas, no lo dejes pasar más, porque existen diferentes soluciones en terapia para este tipo de trastornos, y nunca es tarde para cambiar, así que pídenos una primera cita gratuita para conocernos, y poder ayudarte.