Cómo saber cuándo ir al psicólogo: 8 síntomas a tener en cuenta y saber que necesitas ayuda de un profesional

Cuando ir al psicologo

A lo largo de la vida todas las personas nos encontramos con momentos de tensión que pueden producir estrés y ansiedad o con situaciones traumáticas, además de tener que encajar dolorosas e inevitables pérdidas de seres queridos, que pueden hacer necesario recurrir a la ayuda psicológica por un profesional, pero en muchos casos no se tiene muy claro cuando ir al psicólogo, por la misma confusión que genera en la mente estas situaciones, por vergüenza, o por qué se duda de que realmente se vaya a conseguir una mejora con ello.

En Psicotep te vamos a contar como reconocer una serie de señales que te alertarán sobre cuando acudir a un psicólogo, tanto si las reconoces en ti mismo, como si las percibes en tus hijos, padres o pareja.

  1. Los estados de abulia y desinterés prolongados, junto a pensamientos pesimistas y de impotencia para superar cada momento vital, unidos a continuos brotes de ansiedad, son síntomas típicos de un cuadro depresivo, cuando están asociados a dificultades para realizar las actividades diarias, deteriorando claramente tu calidad de vida.

Por eso si te encuentras en ésta situación, debes reunir las fuerzas suficientes para solicitar ayuda psicológica inmediata, recurriendo a dos vías posibles:

Acudir a tu médico de familia para contarle lo que te está pasando, y que te derive al especialista que corresponda a tu centro de salud mental, situación que en muchos casos se prefiere no mezclar, dado que tendrás que aportar información que quizá prefieras no revelar a quién se ocupa del resto de tus problemas de salud.

Cuando ir al psicólogo

Acudir a un psicólogo independiente a quién poder confiar tus miedos, angustias, y problemas íntimos, para que te ayude a salir del pozo en el que te encuentras.

  1. Las situaciones traumáticas como un accidente de tráfico, la muerte de alguien que quieres, una ruptura de pareja, o una violación, marcan un antes y un después en la vida de cualquier persona, y por ello, dependiendo de la fuerza personal a la hora de afrontar situaciones muy difíciles, puede ser necesario recurrir a alguno de los tratamientos de psicoterapia a la hora de trabajar el duelo, o encajar el trauma, buscando salidas positivas que eviten que el dolor y la negatividad se instalen en tu mente de forma permanente, impidiéndote avanzar en la vida.

Por eso si no reconoces la necesidad de ayuda inmediata, y una vez trascurridos los meses posteriores al hecho traumático, tu estado de ánimo no mejora, debes confiar tu situación a un especialista en psicología que te ayude a avanzar con más confianza y seguridad en tu día a día.

  1. Si tu relación de pareja atraviesa momentos complicados que no sabes cómo solucionar, acudir al trabajo cada día se ha convertido en una situación angustiosa por el tipo de interacción que se ha generado de cara a tus compañeros, clientes o jefes, o no sabes ya como lidiar con tus hijos, la ayuda psicológica te dará fuerzas y te servirá para adoptar las medidas necesarias a la hora de solucionar de la mejor manera estas difíciles circunstancias que te mantienen bloqueado y sin defensa.

Cuando ir al psicólogo

En los casos en los que se produce tensión familiar con los hijos, pareja, o ambos, la terapia familiar consigue muy buenos resultados, si bien de cualquier manera aun no consiguiendo la participación total, siempre podréis reflexionar y cambiar para gestionar mejor tus emociones y que estas no te desborden al límite.

  1. También la terapia psicológica está indicada cuando se siente angustia ante determinadas situaciones como encontrarse entre una multitud de personas, coger aviones, o un pánico incontrolable ante la presencia de determinados insectos, u otros animales, consiguiendo superar estas fobias que pueden llegar a ser muy limitantes.
  2. Si tienes cambios de humor repentinos y muy drásticos, y tu estado de ánimo presenta altibajos extremos con cierta frecuencia sin que existan factores desencadenantes objetivos , es muy probable que puedas estar sufriendo conflictos de personalidad, o una alteración del estado de ánimo, en los que a momentos de gran euforia, impulsividad y estado de felicidad, se sucederán irremediablemente y a continuación otros de profunda ansiedad, tristeza y pesimismo, aunque se trata de dos tipos de alteraciones psíquicas diferentes a la hora de establecer su diagnó

En estos casos, y si anteriormente no has recibido ayuda psicológica, pregúntate cómo han sido tus relaciones con tu entorno inmediato, y cuál es el saldo entre los buenos y malos momentos, para poner remedio a una situación que principalmente te daña a ti mismo y que también genera mucho desconcierto e inseguridad en las personas que te quieren pero no saben nunca cómo serán tus próximas reacciones, lo que provoca un gran estrés y desconfianza en quienes te rodean.

Cuándo ir al psicólogo

  1. Si tratas de paliar tus problemas, ansiedad y miedo, refugiándote en el consumo de sustancias estupefacientes, alcohol o abuso de medicamentos no pautados específicamente por el médico, juegos de azahar, compras compulsivas, o participación en determinados grupos sectarios, tienes un problema de dependencia que quizá no eres capaz de reconocer.

El abuso de cualquier tipo de sustancia o actividad para tratar de enmascarar los problemas que nos va presentando la vida, solo consigue que estos aumenten en todos los casos minando la salud, la economía y provocando el aislamiento social de quienes sufren este tipo de dependencias.

La mejor forma de solucionar los problemas no es esconderlos y mirar para otro lado, sino plantarles cara valientemente, y si es preciso con ayuda de especialistas que te aporten pautas para encajarlos sin derrumbarte, consiguiendo con ello un fortalecimiento personal, que te hará sentir más seguro ante otras nuevas situaciones que te presente la vida, y la liberación y felicidad que supone ser capaz de superar obstáculos.

En cualquier caso, todo comenzará por reconocer la adicción que te está limitando y echando a perder tu vida, además de provocar un sufrimiento innecesario en las personas que te quieren, y para ello, deberás de plantearte si eres capaz de evitar ese trago, dosis, pastilla o actividad que invariablemente utilizas de forma continua, prescindiendo efectivamente de ello.

Si después de plantearte suspender el uso de esa sustancia o actividad que tanto necesitas, no eres capaz de contenerte, claramente estás ante una dependencia limitante y nociva, que necesitará de terapia psicológica y otros procedimientos para conseguir liberarte.

Una vez que identificas los efectos nocivos que te está generando tu adición, tienes que pedir ayuda inmediatamente, porque el poder de las adiciones anula la voluntad y la consciencia sobre el problema limitando rápidamente tu deseo de superarlo.

  1. Si tienes fijaciones muy extremas y persistentes, dificultad para distinguir lo imaginario de lo real, y en ocasiones te comportas de forma que ni tú mismo consigues entender posteriormente, puedes estar padeciendo síntomas de esquizofrenia, que sin tratamiento pueden tener una evolución degenerativa que puede ser invalidante para llevar una vida normal.

Así que si te sientes identificado con estos síntomas, debes de acudir inmediatamente a consulta médica para establecer un diagnóstico y tratamiento adecuado, que incluirá una medicación específica y terapia psicológica.

cuando ir al psicólogo

  1. Otra causa de consulta psicológica inmediata, está relacionada con los trastornos de la alimentación

Si tras hacer un régimen de adelgazamiento, comienzas a comer compulsivamente en grandes cantidades para luego tratar de deshacer el error vomitando o consumiendo laxantes a discreción, o directamente tu inapetencia para comer va en aumento, y cuánto más adelgazas más se fija tu idea de no alimentarte, estás entrando en una espiral muy peligrosa que deteriorará rápidamente tu salud física y mental, que pueden acabar en graves situaciones invalidantes o incluso fallecimiento.

La bulimia y anorexia son trastornos que requieren de un diagnóstico y unas terapias psicológicas inmediatas, para ayudarte a aceptar la propia imagen, trabajar la autoestima, y gestionar otros conflictos desencadenantes.

Resumiendo todo lo anterior, existen muchas situaciones conflictivas y limitantes en la vida que pueden tener una solución más práctica, positiva y sobre todo menos dolorosa si se cuenta con ayuda psicológica, y se sabe cuándo ir al psicólogo, de tal manera que si te estás enfrentando últimamente a una de éstas situaciones:

  • Una falta de control frente a los acontecimientos diarios, que no sabes cómo manejar.
  • Tienes crisis de ansiedad con bastante frecuencia.
  • No eres capaz de dominar tus emociones y las llevas al límite
  • Estás atravesando circunstancias extraordinarias difíciles de superar sin ayuda.
  • Te invaden continuamente pensamientos pesimistas, ciertas obsesiones limitantes, manías enfermizas, o miedos irracionales.
  • No puedes controlar tu agresividad.
  • Te estás cuestionando qué sentido tiene tu vida, y has perdido el interés por todo.
  • Dependes de sustancias o actividades nocivas para tu salud física y psí
  • Estás cada día más aislado por tu propia voluntad.
  • Sufres trastornos del sueño, que te impiden llevar una vida normal.
  • O la preocupación por tu imagen está llevándote a prescindir de una adecuada alimentació

Tú mismo tienes la respuesta sobre cuando recurrir a un psicólogo, porque este profesional evaluará tu estado de salud mental y te ayudará con la terapia psicológica más adecuadas en cada caso.

Contacta con nosotros para reservar una primera consulta gratuita.