¿Qué es la inestabilidad emocional? ¿Cómo detectarla?

inestabilidad emocional

El cambio de humor es una constante vital en todas las personas, y una reacción natural que responde a las situaciones positivas o negativas en que nos vamos encontrando inmersos, por lo que no implica necesariamente que exista inestabilidad emocional.

Sin embargo cuando las personas presentan cambios de humor bruscos y repentinos, magnificando pequeños problemas, y pasando rápidamente de los momentos de euforia al decaimiento, o de un estado apacible a un gran enfado, nos encontramos frente a una inestabilidad emocional en mayor o menor grado.

¿En qué consiste la inestabilidad emocional?

Nuestra actividad física y mental está directamente gestionada por el pensamiento, que a su vez se alimenta de emociones, y esto hace que podemos orientar nuestra conducta en la consecución de metas.

Si no dispusiéramos de un mecanismo emocional que actúa haciéndonos reaccionar, no podríamos discernir entre lo que queremos, o no queremos en nuestra existencia.

Pero esta herramienta tan útil para desarrollarnos, presenta una parte positiva y otra negativa, que hay que mantener en constante equilibrio para que realmente sea eficaz.

Por este motivo, la inestabilidad emocional supone un hándicap en la vida de la persona que lo padece, ya que condiciona sus respuestas y las consecuencias derivadas de estas, pero además si es muy perceptible, también afecta a familiares, amigos, compañeros de trabajo, y en definitiva genera relaciones muy problemáticas que derivan en el aislamiento y fracaso del individuo.

¿Por qué la inestabilidad emocional se considera un trastorno psicológico?

Los cambios crónicos y bruscos de ánimo con continuas rupturas del equilibrio emocional, están clasificados dentro del campo de la psicología clínica, como un trastorno de tipo psicótico incluido en el espectro del neuroticismo.

inestabilidad emocional

¿Cómo puedes saber si eres inestable emocionalmente?

Las personas que padecen inestabilidad emocional presentan algunos de estos rasgos característicos

Inclinación a sentirse mal con frecuencia y sufrir estrés, al centrarse más en las experiencias que generan miedo, tristeza, desasosiego o ira, pese a disfrutar de situaciones placenteras y agradables, que no dejan poso en ellos para realizar un balance más equilibrado y optimista.

El intento de apartarse de su continuo malestar emocional, hace que los momentos positivos y felices no se aprecien en toda su esencia, porque el foco de su atención prioritaria está en alejar el origen de su malestar interno.

  • La inestabilidad emocional, habitualmente viene acompañada de una baja tolerancia a la frustración, en la que se dimensionan con carácter de problemas añadidos cualquier tipo de experiencia con resultados inesperados.
  • La persona emocionalmente inestable, siempre sufre de un modo u otro, problemas en sus relaciones con los demás, al ser incapaz de mantener un control sobre sus emociones, desorientando a quienes les rodean que no pueden centrar expectativas sobre cómo tratarle, o saber que pueden realmente esperar en cada momento.
  • Pero además la inestabilidad emocional afecta en mayor o menor grado a la persona que sufre este trastorno, porque le cierra puertas y caminos al variar decisiones en función del estado de ánimo, o precipitar consecuencias no deseadas de forma impulsiva.

Los trastornos psicóticos como la ciclotimia, bipolaridad, o esquizofrenia suelen llevar aparejados intensos cambios emocionales denominados labilidad afectiva, que pueden ir acompañados de otros síntomas como pueden ser interpretaciones distorsionadas de la realidad.

Cuando la inestabilidad emocional es muy intensa y constante, puede ser diagnosticada  dependiendo de los síntomas concretos, como un Trastorno bipolar, un Trastorno límite de personalidad.

Estas psicopatologías llevan asociados unos cambios emocionales constantes muy extremos, manejados por impulsividad en los que se pasa del afecto hacia los demás a una rápida indiferencia u odio muy fácilmente, y también incluyen formas dispares en la percepción que el individuo tiene de sí mismo en cada momento.

inestabilidad emocional

Causas de la inestabilidad emocional

Este tipo de trastorno puede tener diferentes causas de tipo orgánico, o psíquico, ya que pueden estar generadas por una baja producción de hormonas que regulan el funcionamiento cerebral como la dopamina o serotonina, o tener su origen en una baja autoestima, sufrir un fuerte estrés, o haber soportado experiencias muy negativas anteriormente.

La serotonina actúa en el cerebro haciendo que nos sintamos seguros, felices y pensemos de una forma positiva, y por ello cuando bajan los niveles se instala la tristeza, la desconfianza y el miedo, provocando ansiedad, depresión y otros problemas que se manifiestan de forma mental y también física.

Los bajos niveles de este neurotransmisor, o su mal funcionamiento a través de las áreas cerebrales no solo afectan a la estabilidad psicológica y el estado de ánimo, sino a otras muchas funciones como la memoria, la libido, el sueño, la conducta social, o la capacidad de aprender.

Pero la serotonina no es la única sustancia implicada en el correcto funcionamiento del cerebro a la hora de disponer de un equilibrio emocional que nos haga sentir bien, y actuar con una conducta adaptada.

Existen otras hormonas como la dopamina, las endorfinas o la oxitocina, que también juegan un importante papel en relación con nuestra forma de pensar, sentir y comportarnos.

Una baja autoestima genera inseguridad e interpretaciones erróneas de la información que se recibe del entorno, con tendencia a sentirse juzgado y rechazado por los demás, generando ansiedad e inestabilidad emocional.

Para mejorar el auto concepto, y sentir más seguridad, es importante reflexionar sobre los propios pensamientos y el origen de los conflictos, y en qué se puede mejorar para conseguir un cambio que ayude a abrirse a los demás, y llevar una vida más plena y satisfactoria.

En este caso la psicoterapia es fundamental para conseguir el cambio.

  • La tensión que se genera en el día a día, puede llegar a superarnos, produciendo altibajos en el humor, y salidas de tono como consecuencia de la intolerancia de nuestra mente a un excesivo estrés, y por ello es muy importante buscar herramientas para aprender a liberar tensión, y gestionar el estrés de una forma más eficaz.
  • Otros factores que conducen a inestabilidad emocional están relacionados con una sobre protección durante la infancia, o una adolescencia conflictiva en la que el individuo adopta esta medida como forma de comunicación con su entorno frente a situaciones difíciles.
  • Una personalidad excesivamente perfeccionista, indecisa o dependiente, también puede estar en el origen de la inestabilidad emocional.

inestabilidad emocional

¿Cómo superar la inestabilidad emocional?

Cuando no existe una causa biológica que motiva los cambios bruscos de ánimo, es posible conseguir controlar estos desequilibrios siguiendo determinados entrenamientos en los que siempre resulta imprescindible la intervención de un psicólogo especializado en Inteligencia Emocional, que te enseñará a utilizar las herramientas necesarias para solucionar tu problema.

Se trata de conseguir modificar los pensamientos y creencias a través de una reestructuración cognitiva que aporte un punto de vista más positivo y eficaz a la hora de procesar la información que se recibe.

De forma habitual muchos psicólogos utilizan en sus consultas la terapia cognitivo conductual para ayudar a los pacientes que padecen inestabilidad emocional, para conseguir:

  • Un control sobre los sentimientos y las reacciones que estos provocan
  • Conectar de forma positiva en las relaciones con los demás
  • Saber gestionar el estrés
  • Meditar las decisiones antes de actuar
  • Abandonar los prejuicios que limitan a la hora de avanzar
  • Y saber reconocer los propios errores valorando la parte positiva que nos enseña, y ayuda a crecer, dentro del desarrollo personal.

inestabilidad emocional

Una persona con madurez emocional es una persona segura, que se mantiene firme en sus sentimientos, valores y creencias y por tanto puede cumplir su proyecto de vida.

Por tanto es necesario trabajar la inteligencia emocional para conseguir el equilibrio necesario y el control de los sentimientos dentro de los cuidados para mantener una correcta salud mental.

Si crees que la inestabilidad emocional puede ser la causa de tus problemas, no lo dejes pasar más, porque existen diferentes soluciones en terapia para este tipo de trastornos, y nunca es tarde para cambiar, así que pídenos una primera cita gratuita para conocernos, y poder ayudarte.