Entradas

Todo lo que debes saber sobre el TDAH y el cerebro

En el artículo de hoy de Psicotep queremos analizar la relación existente entre el TDAH y el cerebro. Pero primero tenemos que tener un par de conceptos claros, como qué significa TDAH, qué es y un par de conceptos básicos sobre el tema que nos ayudarán a entender la relación del TDAH con el cerebro. 

“TDAH” son las siglas y la forma abreviada de referirse al Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. El TDAH es por definición un trastorno de carácter neurobiológico que se origina durante la infancia e implica un patrón de déficit de atención, hiperactividad e/o impulsividad y que, frecuentemente, coexisten con otros trastornos comórbidos.

Algunos de estos trastornos son, por ejemplo, trastornos del estado de ánimo, trastornos disruptivos, trastornos del neurodesarrollo, trastornos de lenguaje, trastornos del aprendizaje, entre otros.

Para diagnosticar el TDAH es fundamental evaluar los síntomas mencionados previamente: el déficit de atención, la hiperactividad y la impulsividad. Estos deben:

  1. Presentarse desde una edad temprana (entre los 6 y los 12 años).

  2. Presentarse con una frecuencia y una intensidad mayor a la que se corresponde con la edad y la etapa de desarrollo del niño o niña.

  3. Deteriorar o interferir en el rendimiento del niño en dos o más ámbitos de su vida diaria, ya sea en el familiar, en el escolar o en el social.

  4. Se debe descartar que estos síntomas estén causados por otro problema médico, psiquiátrico, e incluso por el consumo de una droga u otra sustancia tóxica.

Es frecuente que el TDAH se manifieste en los niños cuando comienzan la educación primaria, ya que es probable que se produzcan disfunciones sociales así como problemas y dificultades en el rendimiento académico.

TDAH, ¿cómo afecta en las distintas áreas del cerebro y sus funciones?

Antes de hablar en profundidad cómo afecta el TDAH al cerebro, vamos a explicar de forma breve las diferentes áreas que componen nuestro cerebro y las funciones lleva a cabo cada una de estas áreas.

El cerebro es un órgano sumamente complejo, por lo que divide sus funciones por áreas. De esta manera, cada una de ellas se puede especializar en determinadas tareas para después poder transmitir la información ya procesada a otras áreas del cerebro. El cerebro se encarga de múltiples funciones, como gestionar la información sensorial, el control y la coordinación de los movimientos, el comportamiento y muchas más cosas.

Lóbulo frontal: se encarga de la atención, la planificación, la autorregulación de tareas, y orientación de la conducta.

Lóbulo parietal: se encarga de percibir el sentido del tacto, de indicarnos si hace frío o calor, de notar la presión y de coordinar el equilibrio.

Lóbulo occipital: se encarga del procesamiento de las imágenes.

Lóbulo temporal: se encarga de las tareas visuales complejas, del procesamiento auditivo, de regular las emociones como la ira, el placer, la ansiedad, etc.

Cerebelo: se encarga de la ejecución de movimientos precisos, del equilibrio, de la postura y del aprendizaje motor.

Área del lenguaje de Broca y área del lenguaje de Wernicke: estas áreas se encargan del procesamiento del lenguaje y la comprensión, de la producción del habla y de la decodificación auditiva del lenguaje.

¿Cómo afecta el TDAH al cerebro y a las distintas regiones cerebrales?

Varios estudios de neuroimagen cerebral han demostrado que los niños con TDAH muestran distintas regiones del cerebro afectadas:

  • Corteza prefrontal: se encarga de planificar acciones, comenzarlas, percibir errores y corregirlos, evitar distracciones, saber reaccionar a los cambios…

  • Cuerpo calloso: se encarga de comunicar ambos hemisferios cerebrales para que trabajen de forma conjunta y se complementen.

  • Ganglios basales: se encargan del control de los impulsos. Para ello, filtran y coordinan filtran la información que llega de otras regiones cerebrales e inhiben las respuestas automáticas.

  • Cíngulo anterior: se encarga de la gestión de las emociones.

Relación entre el TDAH y los neurotransmisores del cerebro

Los neurotransmisores de nuestro cerebro actúan como mensajeros químicos que se encargan de que las neuronas se comuniquen entre ellas a través de receptores. De esta manera, los impulsos neuronales se transmiten de una neurona a otra y de una región del cerebro a otra.

¿En qué consiste la neurotransmisión?

Lo primero que ocurre en el proceso de la neurotransmisión es la recepción de un impulso nervioso por parte de las neuronas presinápticas. Después, las vesículas con neurotransmisores se mueven hacia la membrana presináptica.

A continuación, las vesículas se fusionan con la membrana presináptica y los neurotransmisores se liberan en el espacio intersináptico. Acto seguido, los neurotransmisores se unen a los receptores de la membrana postsináptica y, por último, se transmite el impulso nervioso a la neurona postsináptica.

¿Cómo afecta el TDAH en la neurotransmisión del cerebro?

Los estudios realizados indican que el TDAH produce problemas en la neurotransmisión del cerebro, concretamente en los circuitos reguladores que comunican el córtex prefrontal y los ganglios basales. Estas dos áreas cerebrales se comunican a través de la noradrenalina y la dopamina.

La liberación de estos neurotransmitosres es deficitaria y el nivel de recaptación de las mismas es alto, lo cual produce la alteración de la neurotransmisión. Esta alteración de la neurotransmisión afecta de forma negativa a la atención, a la memoria a corto plazo, al estado de alerta y al control sobre la ejecución.

Al disminuir el metabolismo sináptico de los neurotransmisores se producen una serie de consecuencias:

  • Se reduce la capacidad de prestar atención

  • Se reduce la capacidad de iniciar actividades y continuarlas

  • Se vuelve más difícil memorizar (se pierde memoria a corto plazo)

  • Se vuelve más difícil neutralizar estímulos

  • Se vuelve más difícil bloquear respuestas inadecuadas

  • Se vuelve más difícil planificar actividades complejas

  • Se vuelve más difícil coordinarse y organizarse

  • Se aumenta la actividad física

  • Se aumenta la impulsividad

Esperamos que hayas encontrado respuesta a todas tus dudas sobre el TDAH y cómo afecta a nuestro cerebro. Sin embargo, si no encuentras solución a este problema y está afectando a uno de tus seres queridos, es hora de tratar y superar el TDAH. No dejes que domine tu vida, ponte en manos de expertos. Pide tu primera cita gratuita con Psicotep, queremos ayudarte.

¿Cuáles son las causas del TDAH?

El TDAH, o Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, es un problema crónico con disfunciones cognitivas y ejecutivas que afectan a la conducta, y las emociones, con consecuencias que afectan a muchas áreas del desarrollo personal, por eso las causas del TDAH están en estudio y revisión constante para intentar encontrar su origen.

También puede interesarte conocer los medicamentos para tratar el TDAH 

Un síndrome habitualmente diagnosticado en la infancia, en donde el TDAH infantil puede afectar en distinto grado al aprendizaje, interrelación con padres y amigos, desarrollo de capacidades potenciales y autoestima.

El Trastorno de Déficit de Atención puede continuar acompañando a la persona en la edad adulta, cuando no existe un adecuado diagnóstico y tratamiento clínico de la hiperactividad infantil asociados a un déficit atencional en esta etapa.

Sin embargo hasta la fecha, pese a la gran cantidad de estudios realizados, sobre este trastorno perfectamente identificado, se manejan diferentes factores que actúan de forma interactiva como causas del TDAH y su sintomatología, que vamos a ver a continuación.

Herencia genética entre las causas del TDAH

Los estudios realizados demuestran que existe un componente hereditario en un alto porcentaje de los casos de TDAH, de tal manera que es muy probable que, si existe un caso de Déficit de Atención e Hiperactividad en adultos entre los progenitores, los hijos puedan sufrir el mismo problema.

genetica tdah

De todos modos, no se puede considerar como causa absolutamente determinante, pero si aumenta significativamente las probabilidades de que suceda.

Se estima que existe un 76% de probabilidad de que el TDAH pase de padres a hijos a través de la herencia genética, como sucede con otro tipo de trastornos psicológicos y patologías psiquiátricas.

En este sentido se ha encontrado que, aunque se identifican diferentes genes en la aparición del TDAH, concretamente los pacientes con este tipo de trastorno presentan una alteración en el gen DRD4*7 del cromosoma 11, lo que indica que existen claros componentes de origen genético entre las causas de TDAH.

Anomalías orgánicas entre las causas del TDAH

Entre los estudios clínicos realizados en el campo de la neuropsicología para averiguar las causas del TDAH, se ha encontrado que ciertos fallos en las funciones ejecutivas del cerebro (capacidades cognitivas que regulan pensamientos, emociones y conductas para actuar de forma adaptada), intervienen en la aparición del TDAH y sus síntomas.

Determinados fallos en las conexiones de los circuitos cerebrales, parecen también estar entre las causas del TDAH, en relación a algunas anomalías y desequilibrios fisiológicos, en cuanto a la producción de sustancias químicas implicadas en el transporte de la información como la dopamina o la adrenalina.

desequilibrios

Factores ambientales

Algunos investigadores también tratan de establecer una relación entre el desarrollo de este trastorno y factores ambientales, que como mínimo pueden potenciar los síntomas del TDAH, como el consumo de determinados alimentos, el uso de pesticidas con sustancias químicas, el abuso de equipos informáticos, móviles, y tablets, junto con la contaminación por microondas.

En cualquier caso, si las variables ambientales comentadas no están categóricamente probadas como detonantes específicos entre las causas del TDAH, si se considera que sus efectos pueden agravar el trastorno de quienes lo padecen.

A estos posibles factores que pueden influir en el desarrollo del TDAH, se añaden otras variables que se están manejando sin resultados concluyentes como:

  • Ansiedad y estrés durante el embarazo

  • Consumo de tabaco, alcohol o drogas durante la gestación, y contaminación del feto por exposición de la madre a sustancias como plomo y zinc

  • Disminución del aporte de oxígeno durante el nacimiento o la primera semana de vida

  • Golpes en la cabeza en los primeros años de la infancia

Como hemos visto hasta aquí, el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad tiene un origen complejo al que además hay que añadir variables psicosociales.

Las variables psicosociales entre las posibles causas del TDAH

Aunque las variables psicosociales pueden no estar directamente implicadas en el origen del trastorno, si intervienen colaborando en el aumento de los síntomas del TDAH y la intensidad del trastorno.

Un contexto familiar conflictivo por dificultades en la convivencia de los progenitores, un ambiente altamente estresante, violencia, problemas de alcoholismo, drogadicción, o psicopatologías paternas, favorecen de forma determinante el desarrollo del TDAH en los niños.

Dado que las causas del TDAH provienen de distintos orígenes, en la actualidad tampoco se puede tampoco establecer un adecuado diagnóstico en base a una prueba específica a través de un único marcador biológico a través de muestras del paciente analizadas en el laboratorio, radiografías, o exploraciones de forma aislada, requiriendo intervenciones más complejas.

Por este motivo, para evitar diagnósticos del TDAH erróneos, es necesario que exista un informe clínico oficial, incluyendo historial, y en el que se detallen las prueba especificas realizadas con exploración física principalmente motriz y sensorial, grado de equilibrio y coordinación entre otros aspectos neurobiológicos.

Esto significa que una única evaluación psicopedagógica realizada en un centro educativo no tiene el rigor suficiente para etiquetar a un alumno con este tipo de trastorno.

Sin embargo, aunque esto solo debe ser considerado como una herramienta inicial, si resulta muy importante como señal de alarma para identificar problemas y dificultades que en el seno de la familia pueden pasar desapercibidos por falta de atención o desconocimiento.

atencion-y-concentracion

Por eso, ante problemas de atención y concentración, conductas excesivamente inquietas, irritabilidad, desmotivación, dificultad para terminar las tareas o cualquier otro síntoma de que algo no va bien con tu hijo, solicita orientación a los expertos en psicología, porque puede que las dificultades no estén relacionadas con las causas del TDAH o no solo con ellas.

Y si se trata de un caso diagnosticado clínicamente, en Psicotep podemos ayudaros con un tratamiento del TDAH y otros muchos trastornos, combinando diferentes terapias adaptadas a cada caso, a la hora de reducir los síntomas, en niños y adolescentes.

Por eso te animamos a conocernos en una primera consulta gratuita en la que poder intercambiar toda la información necesaria.

¿Sólo los Medicamentos ayudan en el TDAH? Todo lo que debes saber sobre la intervención

El TDAH es un trastorno cuyo tratamiento resulta algo polémico, hay opiniones encontradas al respecto. ¿es buen el uso de medicamentos para TDAH?, ¿son siempre necesarios?, ¿qué mas podemos hacer para ayudar a los niños con este trastorno?

Frente al uso de medicamentos para el TDAH, o complementarios a este, existen otro tipo de intervenciones terapéuticas eficaces las cuales inciden en el confortamiento del niño dotándole de herramientas para afrontar las dificultades de su trastorno, se trata de una intervención clínica de naturaleza conductual y sistémica.

Ante niños excesivamente activos y revoltosos, que no consiguen mantener la atención en sus tareas, interrumpiéndolas con facilidad, rápidamente se piensa estar ante una posible hiperactividad, se buscan soluciones en consultas de psiquiatría infantil, en las que muy frecuentemente tras establecer el diagnóstico se prescriben medicamentos para el TDAH, para rebajar la sintomatología detectada. 

El problema es que las causas que producen la falta de concentración y el comportamiento agitado pueden tener diversos orígenes por lo que que hay que estudiar el tratamiento de forma particular y profunda en cada caso y decidir que tratamiento se adecuará más a nuestro caso particular.

La  administración de medicamentos para el TDAH, puede ser un pata necesaria para el tratamiento del trastorno, pero se requerirá otras formas de intención que enseñen a nuestros niños a entender que es el TDAH, cómo pueden manejarse en el colegio, con sus amigos, con su familia con como se sientes, y sobre todo que su autoestima y su futuro no se vean afectados negativamente por sus sintamos.

Ventajas y desventajas del uso de medicamentos para el TDAH

En determinados casos el tratamiento farmacológico será beneficioso y ayudará a que la intervención clínica sea más productiva, en otros casos los niños inquietos podrán mejorar su actitud y capacidades sin recurrir a medicamentos para el TDAH.

Un análisis sobre el estilo de vida y algunos cambios necesarios pueden llevar a modificar una conducta nerviosa e hiperactiva, junto con una adecuada psicoterapia, sin efectos secundarios

Conocemos que en ocasiones los niños tratados con este tipo de medicamentos para el TDAH con una base estimulante, pueden sufrir efectos secundarios como una disminución de su apetito, o en la conciliación del sueño o calidad del sueño. Si se dieran dolores de cabeza u otros efectos secundarios el psiquiatra infantil ajustará la medicación para mermar tales incomodidades provenientes de este trastorno.

Frente al uso de medicamentos para el TDAH, existen otras alternativas tañmbién eficientes y beneficiosas que vamos a ver a continuación.

Psicoterapia y cambios de vida como alternativa al uso único de medicamentos para el TDAH

 La actividad física, un determinado tipo de alimentación más sana y ordenada, el contacto con el medio natural y la psicoterapia pueden ayudar mucho a disminuir los síntomas del TDAH.

Así que, vamos a ver como puede ayudar cada una de estas variables a mejorar el rendimiento escolar, y reducir problemas emocionales y de conducta, junto con los síntomas de hiperactividad y déficit de atención.

Los medicamentos para el TDAH pueden ser una muleta para mejorar la integración de los niños con este trastorno pero hay otras muchas cosas que también podemos hacer. 

intervencion tdah

Intervención con padres de niños con TDAH

 Los niños con comportamiento impulsivo suelen generar conflictos en casa, no asumen bien los límites y esto les puede llevar a meterse en problemas en el colegio, tanto con profesores como con compañeros. La terapia les ayuda a entender que les sucede (qué piensan, que sienten, cómo se comportan) y así tomar las riendas de su comportamiento. Los padres preguntan mucho por los medicamentos para TDAH y es importante, pero también hay que explicar y fometar la implicación en tratamiento psicológico clínico. Los padres, hermanos y allegados pueden ayudar mucho en esta intervención.

Se trata de apoyarles en el aprender herramientas que les ayudan a así mismos a mejorar ,a ser más felices.

La Formación de padres enseña además a los adultos a relacionarse de manera diferente con sus hijos para así conseguir el comportamiento deseado y que desaprendan las conductas que está causando conflictos en casa, en el colegio o con sus amigos tales como rabietas, frustración, desorden, agresividad,etc. El uso de normas consistentes en casa, de estructura en horarios y de refuerzos positivos ayuda mucho a mejorar los síntomas este o no tomando medicamentos para TDAH.

Fomentar Hábitos saludables: Deporte o actividades físicas, alimentación equilibrada

La liberación de dopamina y serotonina que se produce al realizar ejercicio o deporte, es uno de los mejores medicamentos para el TDAH, ya que aumenta el estado de ánimo positivo repercutiendo en un mejor rendimiento de las capacidades cognitivas, y por tanto el rendimiento académico.

Entre las causas relacionadas con el TDAH, se ha estudiado la incidencia de algunos tipos de alimentos en el desarrollo o empeoramiento del TDAH siendo conveniente evitar un gran consumo de azúcares y carbohidratos, alimentos con gluten, aditivos alimentarios como colorantes y conservantes,

Es otra interesante y sana manera de reducir los síntomas del TDAH que ha sido probada en diversos estudios, en relación a una significativa mejora en el bienestar emocional.

Disfrutar de todos los regalos que el campo aporta a nivel sensorial combinado con ejercicio, realizando paseos, bicicleta, y parándose a contemplar plantas, aves, insectos y paisajes naturales, ayuda a relajarse y concentrarse a los niños que presentan este tipo de trastornos psicológicos.

trastornos psicologicos

Limitar el uso de móviles, tabletas, televisión y otras fuentes de contaminantes eléctricos

El uso a discreción de ordenadores, tabletas, móviles y televisión fuentes de contaminación eléctrica constantes en todos los hogares, y una costumbre de entretenimiento infantil permitida, e incluso potenciada por los padres desde edades muy tempranas, pueden influir en el desarrollo de TDAH y otros trastornos.

Todos estos aparatos inciden en la actitud de los pequeños generando comportamientos de aislamiento, rebeldía, saturación informativa que en algunos casos no tienen capacidad para asimilar, pudiendo incidir sino se realiza un buen uso en distintos trastornos mentales y físicos en su desarrollo.

Por eso es muy importante dosificar el uso de equipos electrónicos, y principalmente evitar su proximidad a la hora de dormir.

trastornos psicológicos

Terapias y estrategias para mejorar los síntomas del TDAH

Hasta el momento actual los estudios realizados han demostrado la eficacia de la Terapia Cognitivo Conductual y la Intervención Sistémica familiar, y si fuera necesario junto al uso de medicamentos para el TDAH.

Pero dado que no son el único tratamiento posible, es importante estudiar cada caso, para identificar posibles focos de interés a la hora de aplicar técnicas de Arteterapia, Musicoterapia, y otras herramientas y técnicas de relajación, en tratamientos combinados.

En Psicotep realizamos un tratamiento del TDAH clínico, con un sistema propio, para conseguir resultados efectivos, siempre partiendo del principio de individualidad, ya que cada paciente y su entorno son únicos, así que os invitamos a conocernos en una primera consulta gratuita.