Todo lo que debes saber sobre el TDAH y el cerebro

En el artículo de hoy de Psicotep queremos analizar la relación existente entre el TDAH y el cerebro. Pero primero tenemos que tener un par de conceptos claros, como qué significa TDAH, qué es y un par de conceptos básicos sobre el tema que nos ayudarán a entender la relación del TDAH con el cerebro. 

“TDAH” son las siglas y la forma abreviada de referirse al Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. El TDAH es por definición un trastorno de carácter neurobiológico que se origina durante la infancia e implica un patrón de déficit de atención, hiperactividad e/o impulsividad y que, frecuentemente, coexisten con otros trastornos comórbidos.

Algunos de estos trastornos son, por ejemplo, trastornos del estado de ánimo, trastornos disruptivos, trastornos del neurodesarrollo, trastornos de lenguaje, trastornos del aprendizaje, entre otros.

Para diagnosticar el TDAH es fundamental evaluar los síntomas mencionados previamente: el déficit de atención, la hiperactividad y la impulsividad. Estos deben:

  1. Presentarse desde una edad temprana (entre los 6 y los 12 años).

  2. Presentarse con una frecuencia y una intensidad mayor a la que se corresponde con la edad y la etapa de desarrollo del niño o niña.

  3. Deteriorar o interferir en el rendimiento del niño en dos o más ámbitos de su vida diaria, ya sea en el familiar, en el escolar o en el social.

  4. Se debe descartar que estos síntomas estén causados por otro problema médico, psiquiátrico, e incluso por el consumo de una droga u otra sustancia tóxica.

Es frecuente que el TDAH se manifieste en los niños cuando comienzan la educación primaria, ya que es probable que se produzcan disfunciones sociales así como problemas y dificultades en el rendimiento académico.

TDAH, ¿cómo afecta en las distintas áreas del cerebro y sus funciones?

Antes de hablar en profundidad cómo afecta el TDAH al cerebro, vamos a explicar de forma breve las diferentes áreas que componen nuestro cerebro y las funciones lleva a cabo cada una de estas áreas.

El cerebro es un órgano sumamente complejo, por lo que divide sus funciones por áreas. De esta manera, cada una de ellas se puede especializar en determinadas tareas para después poder transmitir la información ya procesada a otras áreas del cerebro. El cerebro se encarga de múltiples funciones, como gestionar la información sensorial, el control y la coordinación de los movimientos, el comportamiento y muchas más cosas.

Lóbulo frontal: se encarga de la atención, la planificación, la autorregulación de tareas, y orientación de la conducta.

Lóbulo parietal: se encarga de percibir el sentido del tacto, de indicarnos si hace frío o calor, de notar la presión y de coordinar el equilibrio.

Lóbulo occipital: se encarga del procesamiento de las imágenes.

Lóbulo temporal: se encarga de las tareas visuales complejas, del procesamiento auditivo, de regular las emociones como la ira, el placer, la ansiedad, etc.

Cerebelo: se encarga de la ejecución de movimientos precisos, del equilibrio, de la postura y del aprendizaje motor.

Área del lenguaje de Broca y área del lenguaje de Wernicke: estas áreas se encargan del procesamiento del lenguaje y la comprensión, de la producción del habla y de la decodificación auditiva del lenguaje.

¿Cómo afecta el TDAH al cerebro y a las distintas regiones cerebrales?

Varios estudios de neuroimagen cerebral han demostrado que los niños con TDAH muestran distintas regiones del cerebro afectadas:

  • Corteza prefrontal: se encarga de planificar acciones, comenzarlas, percibir errores y corregirlos, evitar distracciones, saber reaccionar a los cambios…

  • Cuerpo calloso: se encarga de comunicar ambos hemisferios cerebrales para que trabajen de forma conjunta y se complementen.

  • Ganglios basales: se encargan del control de los impulsos. Para ello, filtran y coordinan filtran la información que llega de otras regiones cerebrales e inhiben las respuestas automáticas.

  • Cíngulo anterior: se encarga de la gestión de las emociones.

Relación entre el TDAH y los neurotransmisores del cerebro

Los neurotransmisores de nuestro cerebro actúan como mensajeros químicos que se encargan de que las neuronas se comuniquen entre ellas a través de receptores. De esta manera, los impulsos neuronales se transmiten de una neurona a otra y de una región del cerebro a otra.

¿En qué consiste la neurotransmisión?

Lo primero que ocurre en el proceso de la neurotransmisión es la recepción de un impulso nervioso por parte de las neuronas presinápticas. Después, las vesículas con neurotransmisores se mueven hacia la membrana presináptica.

A continuación, las vesículas se fusionan con la membrana presináptica y los neurotransmisores se liberan en el espacio intersináptico. Acto seguido, los neurotransmisores se unen a los receptores de la membrana postsináptica y, por último, se transmite el impulso nervioso a la neurona postsináptica.

¿Cómo afecta el TDAH en la neurotransmisión del cerebro?

Los estudios realizados indican que el TDAH produce problemas en la neurotransmisión del cerebro, concretamente en los circuitos reguladores que comunican el córtex prefrontal y los ganglios basales. Estas dos áreas cerebrales se comunican a través de la noradrenalina y la dopamina.

La liberación de estos neurotransmitosres es deficitaria y el nivel de recaptación de las mismas es alto, lo cual produce la alteración de la neurotransmisión. Esta alteración de la neurotransmisión afecta de forma negativa a la atención, a la memoria a corto plazo, al estado de alerta y al control sobre la ejecución.

Al disminuir el metabolismo sináptico de los neurotransmisores se producen una serie de consecuencias:

  • Se reduce la capacidad de prestar atención

  • Se reduce la capacidad de iniciar actividades y continuarlas

  • Se vuelve más difícil memorizar (se pierde memoria a corto plazo)

  • Se vuelve más difícil neutralizar estímulos

  • Se vuelve más difícil bloquear respuestas inadecuadas

  • Se vuelve más difícil planificar actividades complejas

  • Se vuelve más difícil coordinarse y organizarse

  • Se aumenta la actividad física

  • Se aumenta la impulsividad

Esperamos que hayas encontrado respuesta a todas tus dudas sobre el TDAH y cómo afecta a nuestro cerebro. Sin embargo, si no encuentras solución a este problema y está afectando a uno de tus seres queridos, es hora de tratar y superar el TDAH. No dejes que domine tu vida, ponte en manos de expertos. Pide tu primera cita gratuita con Psicotep, queremos ayudarte.