¿Qué es y en qué consiste la Terapia Cognitivo Conductual?

terapia cognitivo conductual

Entre las terapias más eficaces dentro de la intervención en psicología clínica, la Terapia Cognitivo Conductual es una de las más reconocidas en la actualidad por sus buenos resultados a la hora de modificar pensamientos y emociones, junto con las reacciones que generan.

Frente a los dos aspectos que presenta un trastorno psicológico, que son por un lado la percepción que los demás tienen sobre la conducta del que lo sufre a través de una visión exterior, y por otro lado la sensación interna que generan los propios ideas, o conciencia subjetiva, traducida en emociones, la Terapia Cognitivo Conductual funciona transformando los pensamientos desadaptados y sus respuestas, en las que se dan las conductas inútiles o negativas.

Bases de la Terapia Cognitivo Conductual

El bienestar de la persona que sufre un trastorno es fundamental en la base de cualquier psicoterapia, y por eso en la Terapia Cognitiva se tienen en cuenta los procesos mentales de los pacientes, considerando que el problema no puede ser observado, o valorado únicamente a través de la conducta.

La psicoterapia Cognitivo Conductual parte de la base de que, las reacciones emocionales, y el comportamiento, no solo se genera como respuesta a los estímulos externos, sino que depende igualmente de la forma de percibir y procesar la información, según los esquemas mentales propios de cada persona.

A la vez que se sigue una metodología científica, apoyada por una parte en la psicología conductista, que permite cuantificar las mejoras a lo largo del tratamiento, se parte también del  aprendizaje práctico, y la asociación.

La Terapia Cognitivo Conductual trabaja con un sistema estructurado en categorías, de tal manera que las ideas disfuncionales que se repiten de forma continua una y otra vez, se encuentran dentro de un esquema mental que origina las interpretaciones mentales personales de la realidad.

Dentro de la Terapia Cognitivo Conductual, y después de identificar los pensamientos desadaptativos que producen el sufrimiento en la persona, se busca el reconocimiento y localización de situaciones experienciales reales, que pueden ser contrarias a sus creencias, para de ese modo identificar esos pensamientos, o interpretaciones erróneas.

La Terapia Cognitivo Conductual resulta muy efectiva por ejemplo el caso de pacientes que padecen anorexia a consecuencia de una visión distorsionada de su propia imagen, lo que les obliga a estar continuamente pendientes de su aspecto corporal, castigando su organismo con mucho desgaste energético, y sin una adecuada alimentación por encima de cualquier otra cosa en su vida.

En este caso a través de la Terapia Cognitivo Conductual se ayudará a estas personas para que consigan identificar sus esquemas cognitivos disfuncionales, es decir, los que generan ideas como el modelo de perfección física, auto exigencia, y otra serie de conceptos que pueden estar actuando sobre esas estrictas y dañinas ideas obsesivas, y en los que sin duda existen pensamientos contradictorios y dañinos.

Dichos esquemas mentales vienen generados por modelos culturales, entorno social, familiar, y otras ideas generadas desde la percepción de la información que el paciente recibe y transforma en su mente, de forma asociada a otros componentes de su personalidad.

Tras la identificación de esas ideas, el propio paciente irá fijando las metas a conseguir, y se irá cuantificando en cada consulta el grado de cumplimiento a través de una reestructuración cognitiva.

¿En qué casos se utiliza este tipo de psicoterapia?

La Terapia Cognitivo Conductual resulta muy útil para superar todo tipo de adiciones, fobias, trastorno bipolar o problemas de baja autoestima entre otros, pero además de su uso en tratamientos aislados también se emplea como apoyo en pacientes tratados con fármacos para la depresión, ansiedad, u otros problemas, en los que consigue muy buenos resultados a la hora de reducir o incluso hacer desaparecer los síntomas.

Son muchos los casos en los que el tratamiento exclusivo con Terapia Cognitivo Conductual consigue mejores resultados que el uso de medicamentos en trastornos depresivos y de ansiedad, porque frecuentemente el problema se encuentra en una distorsionada manera de pensar que afecta al estado emocional del paciente, repercutiendo en su comportamiento.

¿Qué se hace en un tratamiento de Terapia Cognitivo Conductual?

A través del entrenamiento, el psicoterapeuta enseña a la persona que sufre un trastorno, a abordar su propia forma de pensar, identificando los pensamientos que le generan el problema, y le conducen a interpretaciones inútiles y desadaptativas.

Por medio de un trabajo basado en el diálogo, el psicoterapeuta irá respondiendo a la información trasmitida por su paciente, plateando preguntas, o enfatizando sobre la información recibida, para que la persona por sí misma identifique sus propias contradicciones, y llegue a sus propias conclusiones sobre los esquemas mentales que le aportan pensamientos indeseables.

terapia cognitivo conductual

Una vez que la persona reflexiona sobre las contradicciones entre sus procesos mentales y la realidad objetiva, se aborda la segunda parte de la intervención en la que se fijan los objetivos deseados cuyo grado de consecución se puede verificar de forma imparcial.

En este sentido la persona elige las estrategias que a su juicio le resultarán más asequibles para conseguir las metas fijadas, que en cualquier caso siempre pueden ser modificadas si no se obtienen los resultados esperados, variando los aspectos de la intervención terapéutica que resulten necesarios.

Ventajas de la Terapia Cognitiva Conductual con respecto a otros tratamientos

Los tratamientos en los que se utilizan las bases de Terapia Cognitivo Conductual, pueden ser utilizados con personas de cualquier edad.

Además este tipo de psicoterapia está basada en parámetros exclusivamente científicos, por lo que los efectos de su aplicación, han sido validados a través de la cuantificación de un gran número de casos observados, y recogidos de forma empírica.

Otra de las características de este método es que la consecución de objetivos es observable y cuantificable, frente a otros tipos de tratamientos psicoterapéuticos en los que no se fijan metas específicas, y medibles para conseguir examinarlas de forma empírica, y reflejar su eficacia dentro del método científico.

Los enfermos que han sido tratados con Terapia Cognitivo Conductual han conseguido en un mayor porcentaje, reducir mucho más significativamente sus síntomas y mal estar asociado, con respecto a los que han seguido o no, otros tratamientos, o han tomado fármacos exclusivamente.

terapia cognitivo conductual

A las ventajas ya expuestas hay que sumar que la mejoría de los pacientes tratados con Terapias Cognitivo Conductuales, se produce de una forma más saludable, económica e incluso eficaz que con la utilización de medicamentos que además pueden provocar efectos perjudiciales sobre otras partes del organismo, e incluso adición.

A los importantes porcentajes de éxito en la mejoría de pacientes tratados con este tipo de psicoterapia, hay que añadir que los resultados se obtienen en plazos de tiempo más breves que cuando se aplican terapias que parten de otros modelos teóricos.

Esto es así porque aunque importa el pasado de la persona que está sufriendo un determinado trastorno psicológico o neurológico, se concentra la atención principalmente en el mal estar del momento presente, frente a otro tipo de intervenciones en las que se parte de otras etapas muy anteriores de la vida de la persona, ralentizando el diagnóstico y la aplicación de soluciones.

Así que sí estás sufriendo algún tipo de trastorno de ansiedad, depresión, fobia, o cualquier otro problema que limita tu salud y calidad de vida, pídenos una cita, y descubre cómo te puede ayudar nuestro equipo de psicoterapeutas.