¿Qué es la terapia sistémica y en qué consiste?

en qué consiste la terapia sistémica

En éste mundo de inmediatez, cada vez resulta más difícil gestionar los problemas que nos presenta la vida, tales como un duelo, un hijo rebelde, o una ruptura afectiva, situaciones bloqueantes que impiden adoptar decisiones adecuadas y positivas, haciendo necesario recurrir a ayuda psicológica en la que puede estar incluida la terapia sistémica.

Actualmente las estadísticas apuntan a un considerable aumento de las consultas médicas por ansiedad, estrés, y depresión, la venta de libros de auto ayuda, y el consumo de ansiolíticos.

Ante este escenario, desde Psicotep, queremos explicarte en qué consiste la terapia sistémica como uno de los enfoques  que en el campo de la psicología se utilizan para solucionar crisis y conflictos emocionales de los individuos tanto a nivel personal como en sus relaciones con los demás.

Recurrir a la ayuda de un psicólogo es importante para aprender a enfocar los problemas de otra manera, dado que muchas veces el entorno no cambia, siendo cada cual quién con una nueva actitud consigue vencer la ansiedad y la depresión a través del uso de nuevas herramientas.

decisiones en una terapia sistémica

¿En qué consiste la Terapia sistémica?

La Terapia sistémica parte de comprender la importancia que las  relaciones sociales tienen en la vida de cualquier individuo, y cómo se desarrolla la existencia de cada uno de nosotros entorno a los grupos o  los Sistemas de los que somos parte integrante. Dentro de la configuración de nuestra vida las personas pertenecemos a varios de estos sistemas: el núcleo familiar es el principal Sistema, mientras que las amistades, y compañeros de actividades son otros Sistemas en los que interactuamos diariamente, y de los cuales recibimos valores, ideas o actitudes que  nos conforman a lo largo del tiempo.

La Terapia sistémica es una rama de la psicología que no trata al individuo de forma aislada ya que considera que nuestra  manera de ser depende de lo que aprendemos en los sistemas en los que interactuamos.

Partiendo del concepto de Sistema como grupo con entidad propia por encima de la cantidad de miembros que lo conforman, y sustentado por la interacción entre ellos, se considera al individuo como parte integrante del Sistema, y por tanto su conducta está directamente ligada a éste, de tal manera que la terapia partirá de identificar, y diagnosticar qué tipo de relaciones existen entre los miembros de cada Sistema para entender la conducta individual.

¿En qué consisten las sesiones de terapia sistémica?

La terapia sistémica está dirigida principalmente a la familia, y a través de las consecutivas sesiones el psicólogo actúa de guía para el paciente observando los distintos roles que tienen los miembros de la unidad familiar y sus posiciones con respecto al Sistema para establecer su funcionamiento.

De ésta forma cada individuo de la familia podrá ver su posición dentro del grupo y cuáles son las consecuencias: funciones que no le corresponden, papeles que no le han sido asignados, relaciones insanas y negativas, como puede ser por ejemplo. que un hijo intente ostentar la autoridad frente a su padre y madre.

El primer paso dentro de las técnicas y pautas en psicoterapia consisten en analizar y comprender en qué tipo de Sistema se encuentra el paciente para llegar al núcleo u origen de los problemas.

El segundo paso, puede ser modificar la posición y los límites entre los individuos que conforman el Sistema, o entre los subsistemas (subgrupos del grupo principal).

Cada grupo familiar tiene múltiples vías a la hora de interactuar que se van generando a través de unas reglas que marcan la forma, y el modo a través del tiempo, creando sus propias formas de relación.

relaciones familiares durante la terapia sistémica

Los límites, reglas y pautas dentro del Sistema familiar indican el orden de jerarquía, y los límites entre subcomponentes, de tal manera que los problemas surgen cuando se producen cambios en la jerarquía, o se sobrepasan límites entre subsistemas ( matrimonio, padres, hijos, hermanos), cosas ambas que suceden en muchos casos por la misma evolución temporal o circunstancial.

Los subsistemas tienen una determinada función en la familia, dentro del Sistema familiar el primer subsistema es la pareja, y por tanto, esta deber definir muy claramente unos límites y espacios propios para preservar su continuidad, que además serán un referente posterior para sus hijos sobre las relaciones de pareja y forma de trato y comunicación.

El subsistema conyugal con el tiempo se convertirá además en subsistema parental cuando lleguen los hijos que serán el subsistema filial, y su función será cuidar, educar y trasmitir un determinado tipo de autoridad, que progresivamente deberá dejar paso a la autonomía de los hijos a medida que vayan creciendo.

Los hijos a su vez conformarán nuevos subsistemas personales y con sus hermanos, con los que establecerán diferentes interacciones, en las que compartirán, competirán o cooperarán.

Existen tres tipos de límites que regulan los subsistemas, cuando los límites son muy rígidos existe una mayor autonomía pero el contacto afectivo es mínimo, mientras que si los límites están muy difusos, se produce un mayor contacto afectivo pero se genera mucha dependencia, por tanto los límites deben ser claros para que se produzca intercambio y contacto afectivo, pero marcando espacios propios que favorezcan la autonomía.

Dentro de la terapia sistémica se intenta modificar el tipo de patrón de interacción que se está dando en la familia y en la que todos sus miembros están implicados, introduciendo pequeños cambios que progresivamente modifiquen dicho patrón conflictivo.

Con ello se pueden conseguir dos tipos de cambios:

Un cambio a nivel individual que no repercute en el conjunto del Sistema, por lo que no resulta fiable al no modificar la estructura general del Sistema en el que se origina el conflicto.

Cambio en la estructura del Sistema que repercute en todos sus integrantes, con lo que se consiguen unos resultados duraderos.

Técnicas habituales de la terapia sistémica

Para resolver el conflicto que presentan los pacientes, los psicólogos que trabajan con técnicas de terapia sistémica deben de recrear una especie de mapa familiar y las distintas formas de interconexión entre los miembros, utilizando una gran variedad de herramientas, entre ellas las más utilizadas son:

  • Sesiones en las que se realizan preguntas circulares para una indagación sistémica, sobre la situación preguntando a un miembro de la familia sobre una visión panorámica de interrelaciones entre otros miembros, para conseguir que se comparta un punto de vista común, a la vez que se amplía la información recabada con incorporación de nuevos puntos de vista.
  • Introducción de nuevas pautas y elementos a través de las preguntas milagro, en las que se pide a la familia que exprese como sería la relación si de repente se obrara un milagro y el problema desapareciera, consiguiendo respuestas que ayudan a que el cambio se produzca.
  • Inducción a la búsqueda de excepciones en las que la interacción ha sido positiva, o en las que las actitudes y reacciones han sido diferentes, para centrar la atención en esas circunstancias que han resultado provechosas para el entendimiento y la armonía y de ésta manera poder fomentarlas.
  • Trabajos de reformulación positiva, para neutralizar la percepción que plantean los miembros de una familia sobre uno de ellos a quien consideran un problema, transformando la carga negativa con la que han etiquetado a ese individuo, en solución del conflicto. De ésta manera, el problema del hijo rebelde, puede estar generado por la intención de sacar a sus padres de una situación conflictiva diferente, lo que redefinirá el tipo de relación y anularía la etiqueta negativa.
  • Terapia breve estratégica, centrada en diagnosticar el problema y resolverlo sin modificar las estructuras familiares, para lo cual se genera un dialogo en el que la familia expresa sus problemas, y en el que el psicólogo observa el tipo de comunicación que existe entre los miembros, grados de jerarquía, y otras informaciones necesarias para perfilar un objetivo, tras lo cual se pasa a la intervención marcando diferentes pautas.

tratamiento de terapia sistémica

Estos son algunas técnicas que se pueden practicar en terapia sistémica para resolver problemas familiares y conflictos psicológicos, con unas altas probabilidades de mejora.  Es muy importante recurrir a la ayuda psicológica  cuanto se comienza a detectar un problema, sin esperar a que sea mayor.

Contacta con nosotros sin compromiso, en una primera consulta gratuita.