¿Qué es un trauma psicológico y qué efectos tiene?

trauma psicológico

De la misma forma que nuestro cuerpo puede resistir agresiones hasta un umbral determinado, en el que un mayor alcance puede dejar secuelas o provocar una situación irreversible, un importante impacto psíquico genera un trauma psicológico que dependiendo de su magnitud puede o no llegar a curarse parcial o totalmente.

Padecer algún tipo de trauma psicológico es un trastorno mucho más frecuente de lo que se piensa, pero en general, el ritmo de vida habitual no deja mucho tiempo para parase a pensar en el origen del malestar con el que cargamos a modo de pesado lastre en nuestro día a día.

Una gran parte de esas heridas psíquicas que actúan generando ansiedad frente a su sólo recuerdo, o asociadas a estímulos similares a los que las produjeron, pueden ser curadas para corregir trastornos que generan un importante sufrimiento.

Pero antes de pasar a ver cómo superar un trauma psicológico, vamos a ver qué es exactamente, como y cuando se puede desarrollar, y que efectos produce sobre la persona que lo sufre.

¿Cómo y cuándo se instala en tu vida un trauma psicológico?

Un trauma psíquico es una herida mental, que se produce como consecuencia de una experiencia emocional difícilmente asimilable, para la que la mente no está preparada en ese determinado momento.

Normalmente el trauma psicológico más común suele estar asociado con una situación de pérdida de la seguridad básica, una ausencia o desaparición de relaciones afectivas, vivencias de entorno agresivo y hostilidad, además de los que están relacionadas con problemas de tipo sexual.

Un trauma psicológico puede derivar de un acontecimiento puntual desbordante, que supera todas las experiencias anteriores conocidas, como puede ser los siguientes casos.

¿De dónde puede provenir un trauma psicológico?

Sufrir personalmente situaciones de peligro real en un accidente, un atentado terrorista, un atraco, una violación, o ver amenazada la integridad de los seres queridos, pero también el hecho de quedarse sin casa, verse forzado a participar en algún tipo de situación aberrante, la muerte de un padre, un hijo o la pareja de forma inesperada, genera una situación de estrés extremo que origina el trauma psicológico.

  • Pero existen otras situaciones que bajo un punto de vista ajeno pueden aparentar una menor trascendencia, pero su huella produce importantes secuelas en la persona que las sufre, entre otras: la sensación de sentirse desprotegido, haber sufrido humillaciones o castigos desproporcionados, sufrir determinadas enfermedades, o tener que enfrentarse a un cambio de vida.
  • En muchos casos el trauma psicológico no depende tanto del tamaño de la agresión mental que se ha padecido, desde un punto de vista objetivo, sino de cuestiones personales como el momento vital en el que se encuentra la persona, la etapa evolutiva en la que se ha producido la situación estresante, sus experiencias previas, disponer o no de apoyos afectivos, y si se trata de situaciones que se repiten a lo largo del tiempo.
  • No es infrecuente que algunos recuerdos de hechos traumáticos del pasado se encuentre bloqueados en la memoria, o de ellos solo se vislumbren sensaciones negativas.trauma psicológico

Explicación de los traumas de forma científica

En este sentido desde los postulados del psicoanálisis, este fenómeno se explica por una disociación del hecho y su recuerdo para facilitar a la mente una estrategia de defensa que permita continuar hacia delante frente a las experiencias que nos dañan.

De esta forma el recuerdo queda almacenado en algún profundo lugar desde el que afecta a la persona de forma velada, hasta que algún estímulo asociado hace que vuelva a aflorar de total o parcialmente.

Partiendo de este supuesto, también se pueden llegar a curar los traumas partiendo de la evocación inducida a través de la psicoterapia.

  • El daño que produce el trauma psicológico hace que se produzca una modificación de la forma de ser y comportarse, que afectan a la personalidad de forma limitante, a la vez que puede originar el desarrollo de síntomas fisiológicos y trastornos mentales a través de falsas concepciones e interpretaciones desviadas sobre uno mismo y el entorno.
  • Cuando el trauma psicológico se produce en la infancia o adolescencia, suele generar una serie de trastornos que pueden derivar en:

Crisis de ansiedad, depresión, falta de autocontrol sobre impulsos de ira o violencia, baja autoestima, problemas de fracaso escolar, dependencia o sumisión, tendencia a caer en el alcoholismo y las drogas, inseguridad y sensación de desamparo, sentimientos de culpa, y problemas en las relaciones con los demás y de tipo sexual, y fobias entre otros.

Los traumas sufridos en la niñez y la adolescencia sin curación, producen en la edad adulta un alto desasosiego en estas personas que mantienen una visión muy desesperanzada con respecto a sí mismos y el mundo que les rodea, lo que genera un continuo conflicto y sufrimiento que les impide avanzar.

¿Cuáles son los efectos de un trauma psicológico?

Cuando una circunstancia o evento no encaja con nuestro pensamiento, es razonable sentir tristeza, miedo, enfado o cualquier otra reacción natural, pero si esos indeseados sentimientos se instalan de forma continuada e intensa afectando a tu desarrollo y bienestar personal y a las relaciones que mantienes con los demás, es el momento de pedir ayuda psicológica y ponerte en manos del psicoterapeuta.

trauma psicológico

Como hemos visto anteriormente los traumas pueden tener efectos muy dañinos afectando al  pensamiento y la conducta limitando el desarrollo personal y a la interacción con el mundo que nos rodea, además de provocar una gran variedad de trastornos físicos.

La Organización Mundial de la Salud establece una clasificación de los trastornos originados por los traumas emocionales y la ansiedad que estos generan en tres categorías, entre las que están los trastornos más agudos y crónicos, los trastornos de adaptación y las modificaciones temporales de personalidad tras el hecho traumático.

Al superar el umbral de los estímulos difícilmente encajables por la mente adulta esta se desequilibra y comienza a deteriorarse como consecuencia de la saturación que produce, mientras que en el caso de los niños se produce una distorsión psíquica al intentar adaptarse a un estado de ansiedad y sufrimiento excesivo.

Superar los traumas, ¿es posible curarse?

Un trauma psíquico puede ser padecido por todo tipo de personas, pero está demostrado que una actitud optimista y positiva a la hora de manejar situaciones excesivamente estresantes, ayuda a estas personas a encajar y superar mejor eventos y circunstancias no deseadas por nadie.

Por otro lado, ante situaciones traumáticas es bien sabido que contar con la proximidad emocional de los seres queridos, amortigua las posibles consecuencias psicológicas del estrés que se está padeciendo, al poder descargar o compartir la carga emocional, en o con otras personas de confianza, reduciendo las posibilidades de sufrir depresión u otras secuelas.

A menudo quienes sufren un trauma psicológico se encuentra dentro de una espiral en la que de manera consciente o inconsciente se produce una repetición cíclica de las ideas o sensaciones traumáticas.

Esto se da, bien como mecanismo para anticiparse al evento y así tratar de obtener su control, o bien por una sobre estimulación crónica en alguna parte del inconsciente en la que queda alojado el trauma, deteriorando la vida del afectado sin que este pueda razonar el motivo.

A través de una terapia psicológica, se puede superar cualquier tipo de trauma psicológico. El psicoterapeuta puede guiar al paciente en la búsqueda de estrategias para reducir la ansiedad que producen los pensamientos y sensaciones traumáticas.

trauma psicológico

Una psicoterapia que ha demostrado efectividad frente a traumas agudos, es el Tratamiento EMDR o de desensibilización y reprocesamiento por medio del movimiento de los ojos, que ha conseguido entre otros casos de éxito, reducir las secuelas psicológicas sufridas por los soldados estadounidenses en recientes conflictos bélicos.

Otras terapias que ofrecen un alto porcentaje de mejora y curación, son la Terapia Gestalt, Terapia Humanista, o la Arte terapia, que se pueden utilizar solas o de forma combinada.

Así que si eres consciente de que tu vida está permanentemente marcada por un trauma psicológico del pasado, o te sientes habitualmente muy mal, y no encuentras el motivo, no esperes más para terminar con ese tormento, y pide una primera cita gratuita.